PEPU2

Foto. Imagen de Natalia extraída de las redes sociales.

 

 

Tras los incidentes en la marcha del #8M frente a la Catedral Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires, los mismos temas de debate salen a la superficie una y otra vez. Los métodos, las reivindicaciones y los objetivos. Aunque el “tetazo” ya parece viejo, los hechos en el paro internacional de mujeres hacen recordar lo sucedido en Febrero. No pasó nada de tiempo, pero en Argentina 2 ó 3 meses son un mundo de acontecimientos. La foto del patrullero pintado con aerosol y rodeado por las manifestantes se viralizó en la red. Natalia es en Twitter @pepuinthesky, una militante que fue al “tetazo”. Pero una imagen de otra joven pintando el vehículo policial generó confusión y, enardecidos, los usuarios de las redes sociales la confundieron y la insultaron pensando que era ella. Más allá de la anécdota, Natalia – que prefiere preservar su nombre completo – quedó en lo que parece ser un increíble ´fuego cruzado´, como rasgo de una época de profusa tecnología y agresiones descargadas digitalmente.

En realidad, y más allá de la violencia de diferentes grupos -que provocan y otros que responden- lo que no se resuelve, siempre vuelve. El aborto, la alarmante tasa de femicidios y la brecha de ingresos entre  hombres y mujeres, entre otros puntos conflictivos, son problemas que la clase política no ha sabido solucionar. En algunos aspectos está más que lejos: nadie habla de aborto en Argentina, un debate tardío y anacrónico.

Natalia, que trabaja actualmente como redactora de una revista, habla por primera vez sobre qué sucedió en el “tetazo”. Femicidios, críticas al macrismo e insólitas amenazas policiales.

 

 

¿Qué análisis podes hacer del paro internacional de mujeres y de los incidentes al final en la Catedral?

 

-Estoy orgullosa de todas las personas que marcharon tanto en nuestro país como en el exterior. Todos juntos vamos a lograr que la sociedad sea un mejor lugar para las futuras generaciones. Me hace muy feliz saber que cada vez somos más en la lucha contra el machismo, la misogonia, la cosificación y el patriarcado. Los incidentes a esta altura son inevitables: estamos hartas de que el aborto esté penalizado y que miles de mujeres mueran por hacerlo clandestinamente. No queremos más salir con miedo a la calle ni tener que condicionar nuestra vestimenta para no sufrir acoso callejero, porque que quede claro: tenemos que tener el derecho a vestirnos como queramos sin miedo a que nos violen, que nos empalen o que nos maten. Y hablo en plural porque tal como dice uno de los lemas de la marcha: si tocan a una, nos tocan a todas.

Lo que es realmente repudiable no es que hayan pintado la Catedral, sino que a mucha gente le preocupa más eso que la muerte de una mujer cada 18hs, o sino también, la represión que sufrieron muchas de mis compañeras en el #8M. Realmente fue una cacería. Les recomiendo ver los vídeos que circulan en Twitter, son terribles. Hay chicas que la policía se las llevó mientras esperaban un colectivo, cuando salían de comer una pizza o simplemente cuando se alejaban de la convocatoria con destino a sus hogares. Les pegaron y hasta las manosearon, y lo hizo LA POLICÍA. Esa que tanto defiende una gran parte de la sociedad y que se supone debe cuidarnos pero cuando vamos a hacer una denuncia por violencia de género no la toman, y tiempo después, aparecen sin vida las víctimas. La policía es el aparato represivo estatal y es una de las peores calañas que existe.

 

¿Qué opinás de rol de los últimos gobiernos (Macri y CFK) en relación a la lucha contra la violencia de género y la igualdad de derechos?

 

-Sin tener empatía por ninguna de las dos corrientes políticas, puedo destacar la ley de identidad de género (N° 26.743) que se dictó durante el gobierno de CFK la cual me pareció excelente.  De la gestión actual, repudio los dichos del presidente Mauricio Macri, quién tiempo atrás dijo que a las mujeres nos gusta recibir piropos en la calle, incluso cuando nos dicen “que lindo culo que tenés”, sumado al recorte de presupuesto para la atención de víctimas de violencia de género, una medida que me resultó nefasta.

 

¿Qué sucedió con el patrullero y las pintadas durante el ´tetazo´?

 

-Considero al “tetazo” una convocatoria excelente. Lamentablemente estaba lleno de hombres que no fueron para unirse a nuestra lucha, sino para mirar pechos desnudos.

Respecto al patrullero, se viralizó la foto de una chica que era totalmente distinta a mí y en redes sociales me atacaron pensando que era yo. De todas formas, si yo participé o no en el vandalismo, creo que ya no interesa. Lo que sí afirmo, es que banco todo lo que pasó en esa protesta, incluso lo del patrullero.  Después del “tetazo”, recibí miles de insultos y amenazas: “te vamos a buscar con 5 amigos y te vamos a violar” y “voy a averiguar en qué cementerio está tu mamá, la voy a sacar del cajón y me la voy a coger”, fueron algunos de los más terribles mensajes que me llegaron en esos días. He llegado a sentir terror y varios ataques de pánico en la vía pública por miedo a que me encuentren. Para mí fue tan grave, que terminé mudándome del departamento en el que yo residía por cuestiones de seguridad. El detonante fue cuando me contactó por Facebook la mujer de un oficial, esta persona me amenazó a mí y a toda mi familia dándome los datos de todos nosotros. Fue terrible. Y más viviendo sola y lejos de mi familia, así que tuve que tomar cartas en el asunto y volver a vivir con ellos, al menos por un tiempo, hasta que se calme la vorágine. 

 

PEPU3

Vandalismo. Durante la manifestación contra el machismo.

 

 

¿Los incidentes no terminan jugándole en contra a los reclamos genuinos?

 

-Para los medios de comunicación y la opinión pública, sí, pero yo pienso que no. Por supuesto que no está bueno ejercer la violencia. Pero más violento es todo que vivimos siendo mujeres día a día. Nos están matando.

 

 ¿En qué momento empezaste a participar en la lucha por los derechos de la mujer?

 

-Creo que desde muy chica entendí que la sociedad heteropatriarcal en la que vivimos está mal: tenía 5 años la primera vez que le hice un planteo feminista a mi mamá, estaba jugando al fútbol con mis amigos del barrio y la madre de uno me dijo que vaya a jugar con las barbies porque el fútbol era un deporte de hombre. Otra situación que tuve fue cuando un familiar me regaló una tabla de planchar de juguete y al cuestionar el regalo me respondieron “para que te vayas acostumbrando a plancharle las camisas a tu marido”. Son acciones socialmente impuestas que te hacen plantearte muchas cosas y fue así como el feminismo se fue acercando cada vez a mi vida. Hace ya más de 3 años milito por mis derechos, participo en todas las marchas y escribo acerca del tema en mi blog.  Una de mis primeras historias se llama ´Crónica de una violación anunciada: Camila´ que trata sobre todo lo que padece una mujer; desde el acoso callejero, el abuso de poder que ejerce su jefe y finalmente la violación que le arruina la vida. Es una historia ficticia, pero por serlo no se aleja de la realidad. Lamentablemente la historia de Camila pasa actualmente. Creé un texto literario informativo, ya que mi objetivo era transmitir un mensaje a través de una historia, porque la gente parece no darle importancia a las estadísticas y a veces les llega más de esta forma. Lo que más me enorgullece de esa historia es que logré hacerle entender a muchas personas lo mal que estamos. Muchos hombres me han contactado por mis redes sociales, o mismo comentando la entrada del blog, y me felicitaron por el mensaje que transmití, incluso algunos se manifestaron arrepentidos por haber cometido acoso callejero alguna vez en su vida. Con eso me sentí satisfecha conmigo misma.

 

¿Por qué hay más femicidios?

-Nos matan por el sólo hecho de ser mujeres. Porque una parte del sexo opuesto nos consideran vulnerables e inferiores. Creo que todo está relacionado, no hay femicidio sin misoginia. No hay misoginia sin machismo.

 

¿Argentina se ha transformado en un país machista y misógino?

 

-Yo creo que siempre lo fue y que hoy en día, a pesar de que falta demasiado por hacer, mucha gente se está dando cuenta lo mal que le hace el machismo y la misoginia a la población. Si Argentina sigue siendo un país machista es por una cuestión socio-cultural.  Sin ir más lejos, los medios masivos de comunicación influyen, lamentablemente, demasiado. Cuando prendemos la TV  le estamos abriendo la puerta a una serie de ideas que presentan una visión reducida de como pensar, como vestir y hasta de cómo ser.

Los medios de comunicación han cambiado mucho, llegando a desviarse de su objetivo principal que es informar, y se convirtieron en elementos manipuladores de la sociedad ya que logran establecer modelos de conducta o apariencia que una gran parte de la sociedad tratará de adquirir. Es el caso de programas como Showmach o Gran Hermano, dónde cosifican a la mujer como un objeto sexual anulando así lo que realmente somos y lo que podemos lograr.

 

¿Qué opinás de Mauricio Macri y su gestión?

 

-Considero nefasta su figura política, su gabinete y su gestión. Como socialista, repudio los despidos en AGR-Clarín y a todos los despidos en general que hubo en este último tiempo, ya que siempre voy a estar del lado de la lucha obrera. Otra cosa criticable es la falta de presupuesto para hospitales y escuelas, y hablando de educación, la poca importancia que se le dio a los docentes y su paro. Por otro lado, y volviendo a mi lucha feminista, me entristece el recorte al presupuesto provincial destinado a víctimas de violencia de género que hizo este gobierno.

 

 

Sebastián Turtora

@sebiturtora

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter