HOTELOFELIA2OK

 

 

Nuestro testigo privilegiado, Fabián, cuenta que su padre comenzó a hacer negocios ya con el fallecido ex presidente Kirchner en la intendencia de Rio Gallegos. Lo primero que recuerda, porque estuvo involucrado, fue la ampliación de la primera hostería en Calafate que fue propiedad de ellos, donde su primer testaferro fue nada más y nada menos que Ofelia Wilhelm, la madre de Cristina Fernández. A los efectos, creó una empresa constructora, allá por el ´89, para ampliar y remodelar 30 habitaciones de huéspedes y de uso administrativo en la hostería llamada El Kalken,  uno de los dueños posteriores, ante todo kirchnerista, y por eso muy favorecido en la actividad turística de Calafate por la ex familia presidencial, no da pistas ni responde a quién le compró esa hostería.  Está ubicada junto al hospital de la ciudad. Lo atendieron ahí a Néstor el día de su muerte.  

Fabián recuerda además la importación de unos tomógrafos móviles, que serían para el sindicato SMATA, con Néstor ya en el gobierno, pero de los que no hay ni pistas ni registros de que hayan operado en la ciudad.  En San Andrés de Giles, dice Fabián, no hay gente que conozca el vínculo que tenía su padre con los Kirchner. Su padre, José, tiene hoy 88 años, vive en la ciudad y prefiere guardar silencio. En su registro de AFIP figura como comerciante y asesor de empresas, dirección y gestión empresarial. Nunca tuvo un cargo político, su gestión empresarial debería entenderse como “operador” para SMATA, y  para Néstor.

Fabián se radicó en Calafate, cuando tenía algo más  de 20 años, para trabajar en la hostería que sería de Ofelia, la madre de Cristina. El arquitecto, según recuerda se llamaba Mariano Salleras, vive en la actualidad en un country de la provincia de Buenos Aires y es muy amigo de su padre, Don José.

Los materiales para la obra se encargaban en una ferretería en Calafate, que luego pedían al norte, y los ladrillos portantes, directamente a Rio Gallegos. Los pasajes para ir y venir de Rio Gallegos a Calafate, Fabián dice que se los proveía una empresa llamada Interlagos, que es de una de las familias que sería  dueña de la primera hostería K, luego de que la vendieran en el año 1994, a Alexis Simunovic. 

También recuerda haber acompañado a su padre muchas veces a hablar con Artuto Puriccelli.  Los recuerdos son difusos, nadie quiere ayudarle a recordar en Calafate. Si, tiene bien grabado que por aquellos días un hombre de apellido Borman,  era el conserje de la hostería y en ese momento, novio de la hermana de Cristina.

En la hostería original, mientras se remodelaba, Fabián dice haber almorzado con Néstor, “el flaco”, como le decían, Cristina y un capataz de apellido Fernández y la hermana de Cristina, Giselle.

La memoria de Fabián a veces esclarece algunas partes de la historia: “mi padre cobraba o recibía comisión del gobierno y de una empresa que traería unas turbinas para una represa hidroeléctrica, no sé bien como terminó eso. Néstor era ya gobernador, algunos de sus negocios eran lícitos, otros no, eran muy amigos, los negocios fueron durante la intendencia y en sus periodos como gobernador”. La casa que mostró Jorge Lanata en Rio Gallegos, como la primera casa importante de los Kirchner, es dónde me hacían ir a cobrar, un día discutí con el capataz de la obra y no volví más, ahí se hizo cargo mi hermano Javier”.

La bronca lo invade cuando habla, se sintió tan engañado, lo mandaron de vuelta con un sobre con seis mil ochocientos pesos de entonces, fines de los ´80, y cuándo se lo entregó a su padre no le dieron nada, es decir, su parte del trabajo. La obra se finalizó y la dueña, en teoría, esa señora que el escuchaba decir “vivía en Buenos Aires”, no la terminó de pagar.

 

HOTELOKOFELIA

En construcción. Imagen del presunto hotel de los Kirchner a finales de los ´80. Fotografías aportadas por la fuente testimonial.

 

Fue por entonces que su hermano Javier “se hizo abogado”, porque él asegura que vio a su madre darle el dinero, en dólares, necesario para obtener el título.

“Mi madre le dio el dinero, él no sabe redactar una carta, es un cuadrado, que no sé cómo llego hasta donde está hoy, tan diferente a mi padre, culto, preparado”. Así se refiere a su hermano Javier.

Respecto de su título de abogado, en San Andrés de Giles, muchas personas sospechan de él, de Javier, incluso algunos periodistas locales, que al leer una nota anterior de este portal, donde se lo menciona como abogado, juran que no lo es. Pero eso quedara en el terreno de las especulaciones.

Lo cierto es que Javier, quién terminó la obra de la hostería después del enojo de Fabián con el capataz, figura como abogado en la provincia de Santa Cruz, con domicilio allí, y en Ramallo donde vive actualmente se lo conoce como ´el Doctor´. Incluso niega a un medio local todo vínculo con la familia Kirchner. Siempre fue amigo de Wado de Pedro, y compañero de colegio del ex arzobispo de Zarate Campana, Oscar Sarlinga.

Aunque Javier niega todo vínculo y amistad con cura alguno, Fabián recuerda que durante más de treinta años siempre fue amigo de un sacerdote que hasta dormía a veces en la casa de sus padres en San Andrés de Giles, con el que en ocasiones y ya en plena presidencia de Néstor, solía irse de viaje. Su hermano lo desmiente al decir que sus vínculos con el kirchnerismo son innegables, pero como siempre operó en las sombras, es normal que lo niegue. “Quiso ser como mi padre, un consejero, un asesor de compras para grandes obras y se quedó siendo una sombra, operando desde allí”.

El periodista de Calafate Héctor Barabino, inició una pesquisa local para dar con los antecedentes de la hostería y de los constructores. Encontró un viejo empleado de Servicios Públicos que recuerda a un tal Don José,  de las turbinas no hay noticias, y en el caso de la hostería, una fuente le relata la siguiente historia: “era de unos ´Fernández´, que se la vendieron a Alexis Simunovic y él a su vez a un tal Pedraza que tenía empresa de transporte”.

Fabián encuentra las fotos de la obra, las mira, las guarda, las vuelve a mirar, no puede creer que nadie diga con contundencia que quién no les pago esa obra eran los Kirchner, él los vio, estuvo con ellos, cobraba en la casa de Rio Gallegos. Busca en las web fotografías de la madre de Cristina Fernández, y no tiene dudas, de que si alguna vez vio “a la señora de Buenos Aires”, era ella.

Todo es hermetismo y misterio en Calafate al respecto, nadie quiere hablar, nadie quiere contar, la señora ex presidente,  sigue siendo vecina influyente en el medio, los empresarios hoteleros sus amigos-socios y todos preservan o temen por la fuente de trabajo.

Javier ya con su título de abogado, fue a litigar el pago de la deuda, que se concretó finalmente en el año ´94 después de la venta de la hostería, Fabián sospecha por un acuerdo extra judicial.

Nunca supo hasta el 2011 que se había cobrado, su padre tampoco. Javier, siempre según su hermano Fabián, se quedó con el dinero, ya que le habían firmado un poder amplio para litigar, acordar y cobrar.

¿Fue la madre de Cristina su primer testaferro?. En su lugar en mundo todo es misterio, mientras Fabián, lo asegura sin dudarlo.

La historia de Don José y Javier, podemos conocerla en profundidad en el último libro de Luis Gasulla, “El Negocio Político de la Obra Pública”, de Editorial Sudamericana, que ya está disponible en todas las librerías del país.

 

 

 

Alicia Panero

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter