LaRosadita

Impacto. Las imágenes en TV de ´La Rosadita´, dónde los empleados de Báez no paran de contar grandes cantidades de dinero.  Fuente: captura video (Canal 13).

 

El mes que viene se cumplirán 4 años de la causa conocido como “la ruta del dinero K” en la que se investiga a Lázaro Báez por encubrimiento, asociación ilícita y lavado de activos. Hace 11 meses el empresario está detenido en Ezeiza. Estas son las 5 razones por la que la investigación de Sebastián Casanello está empantanada. Los documentos judiciales.

“Olvidate, mirá con quién hablo muy seguido… ¡Con Ángelo! Mira si me van a tocar a mí”. A fines del 2015, Lázaro Báez estaba confiado en que jamás pasaría una noche privado de su libertad. No estaba preocupado por el cambio de gobierno. Ángelo era Calcaterra, el titular de IECSA, contratista con el que había participado, junto con Austral Construcciones, en UTES (Uniones Transitorias de Empresas). La causa 3017/13 había nacido en abril del 2013 luego de la investigación periodística de Jorge Lanata y su equipo en canal 13. Tras el primer informe, la diputada Elisa Carrió y el abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten realizaron dos denuncias por separado para investigar los hechos. La causa cayó en el juzgado Nº7 de Sebastián Casanello e involucraba, además del titular de Austral Construcciones, a Daniel Pérez Gadín y a su hijo Sebastián, al mediático Fabián Rossi, a los hijos de Lázaro Báez, César Gustavo Fernández y el piloto Walter Zanzot entre otros. Pero la ruta K estuvo plagada de baches. Repasemos algunos de ellos:

1) Un solo arrepentido. Luego de dos años y semanas de permanecer detenido en Ezeiza sin condena firme, Fariña rompió el silencio. Pocos creían en que hablaría. El fiscal Guillermo Marijuán quedó sorprendido por la cantidad de datos concretos y precisos que aportó el ex empleado de Lázaro Báez. Comprometió al empresario, a funcionarios de Vialidad Nacional, a financistas y a la ex Presidenta. Luego del extenso testimonio, el fiscal viajó al sur y comenzaron a aparecer cientos de automóviles y propiedades a nombre de Báez. Fue el show de la tasación. En mi último libro, “El negocio político de la obra pública”, Fariña explicó las razones de sus idas y vueltas: “Cuando estaba detenido mis abogados me presentaban escritos de parte de Oscar Parrilli pero mi arbitraria detención no se modificaba”. Los abogados vinculados a servicios de inteligencia que operan en las causas que comprometen al poder político afloraron en la ruta del dinero K. Los extraños sucesos de inseguridad que sufrió el ex de Jelinek colaboraron en que nadie siguiese su camino de redención.

 

rutadoc2

 

2) La invención de un único culpable. Mientras Fariña era detenido y Federico Elaskar –el titular de SGI- se desdecía en televisión, el juez centralizaba la figura del lavado de activos en el empresario de la salud, Roberto Erusalimsky. Se basaba en la compra de un campo de 5 hectáreas en Tupungato, provincia de Mendoza, gestionado por Leonardo Fariña con dinero que se sospechaba era de Báez. Poco después, era revendido en una suma considerablemente menor. Allí aparecía Erusalimsky.  Casanello sólo parecía preocupado en él. Lo embargó y procesó rápidamente a pesar de que no existían vínculos comprobables entre la obra pública y este empresario. Su abogado, Martín Orozco, sufrió todo tipo de presiones para que “entregase” a su cliente. Tres años después, las pericias contables demostraron que Erusalimsky no había lavado activos con Fariña. Sin embargo, el juez mantuvo su procesamiento. El 4 de febrero del 2015, los camaristas Horacio Cattani, Eduardo Farah y Martín Irurzun pidieron la nulidad de la situación procesal del empresario mientras que confirmaban la delicada situación judicial de Carlos Molinari, el empresario que había financiado el casamiento de Fariña con la vedette Karina Jelinek. Además, le exigieron a Casanello que convocara a Báez a que explique la compra de ese campo. El 27 de octubre del mismo año, la Cámara Federal de La Plata, Sala III, le insistió a Casanello que declarase nulo el procesamiento del empresario de la salud. El fallo era lapidario. Se caía el chivo expiatorio del delito. En la única entrevista que concedió en televisión, el juez mostró sus supuestos logros ante el periodista Luis Majul: “procesé a Erusalimsky pero la Cámara lo benefició”. Ya era insostenible su quietud para investigar al titular de Austral Construcciones. Su detención tendría más que ver con el bochornoso conteo de billetes en una cueva financiera y en la pornografía de tales imágenes, que con el trabajo de la justicia.   

 

rutadoc3

 

3) El móvil. Debilitada la hipótesis del lavado de activos de Erusalimsky, Casanello se centró en que la facturación apócrifa de la usina de Juan Suris en Bahía Blanca era el delito preexistente del lavado. Los montos analizados representaban monedas para la millonaria suma de dinero que manejó Austral Construcciones. Con el cambio de gobierno y, ante la presión de la Cámara Federal, el juez se focalizó en los sobreprecios en la obra pública. Habían pasado cuatro años.

 

4) Pacto de impunidad. Semanas atrás se conoció la desgrabación de una conversación entre Ricardo Echegaray –ex titular de la AFIP- y Oscar Parrilli en el que aludían a Casanello. Su juzgado aún sigue copado por militantes de La Cámpora. El ejemplo de Sebastián “Laucha” Bringas, viejo conocido del diputado Eduardo “Wado” de Pedro, es notable. Lázaro Báez siempre intentó apartar al juez alegando supuestos encuentros en la Quinta de Olivos con la ex Presidenta de la Nación. Su defensa no pudo comprobar tales reuniones. Lo cierto es que los implicados se preguntan en qué cambió la situación de Báez en cuatro meses ya que, la última semana del 2015, Casanello dictó la falta de mérito del empresario por la compra del campo en Mendoza y 120 días después lo detuvo. Se procesó a otro empresario –Erusalimsky- por la compra de un campo. El juez tardó cuatro años en encontrar 350 propiedades de Báez. En el entorno de Báez aseguran que “a nadie le conviene que hable Lázaro, ni al gobierno anterior ni al actual por su relación con Calcaterra”. Echegaray nunca fue procesado.

 

rutadoc4

 

5) El juez. En cuatro años, la Cámara Federal le realizó severas advertencias a Casanello. Una de las medidas que impulsó fue intervenir los teléfonos de empresarios aleatorios a la causa pero no del máximo implicado. Los implicados desconfían de la integridad del juez. No es casual que los hijos de Báez hayan accedido a responder preguntas ante Claudio Bonadío pero no ante Casanello. “Difícil confiar en alguien que, hasta hace poco tiempo, sentías como propio”, explica a Periodismo y Punto un ex abogado de la familia. Mientras el Consejo de la Magistratura avanza en denuncias contra el camarista Eduardo Freiler y el juez Daniel Rafecas, Casanello duerme tranquilo. En su juzgado fueron sorteadas dos causas que comprometen al Presidente Macri: Panamá Papers y la fiesta electrónica de la Time Warp.

 

Nada es casual.

 

 

Por Luis Gasulla

@luisgasulla

Autor de “El negocio político de la obra pública” (Sudamericana)

     

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter