TORTUGA2

Cuestionado. El juez Casanello, que fue criticado por su desempeño en "La ruta del dinero K", ahora suma nuevas sospechas por su labor.

 

El año pasado, cuando allanó la comisaría Nº35 de Capital Federal, el fiscal José María Campagnoli encontró un papel que le llamó sumamente la atención. Se trata de una custodia que realizaba personal de esa depedencia policial en la casa del juez federal Sebastián Casanello durante el año 2016. Tal como indica el paper, la orden había sido dispuesta por las más altas esferas de la Policía Federal y transmitida a la actual procesada y detenida, jefa de zona, la comisaria inspectora Susana Aveni. La dotación de un móvil con dos hombres para proteger a un juez federal llamó la atención del fiscal que investiga una asociación ilícita en las fuerzas de seguridad de la ciudad por la que detuvo, en las últimas horas, a José Pedro Potocar. "Ese papel fue una sorpresa, se halló en medio de los operativos realizados en la comisaría 35 en la que encontramos el cuaderno de Norberto Villarreal en la que figuraban los montos en que se repartían los dineros que se recaudaban entre comerciantes y trapitos de la zona de Núñez y Saavedra", explicó el fiscal a este cronista. 

Las razones del asombro radican en que la casa del juez Casanello está ubicada en San Isidro, provincia de Buenos Aires. "No era la jurisdiscción de la 35 y no teníamos conocimiento de que el juez hubiese pedido protección" explican en el juzgado de Campagnoli. Es más, en su momento, el propio juez que investiga la ruta del dinero K, negó haberla pedido. Corría marzo del año pasado y los rumores de una supuesta reunión entre el juez federal y Cristina Fernández de Kirchner en Olivos cobraban fuerza. El paper indica que "por orden del jefe de la circunscripción VII, los relevos son llevados por el subcomisario de permanencia en esta dependencia". La orden era de la detenida Aveni y quien ejecutaba era el prófugo Villarreal. Existían directivas específicas: "El mismo -por el juez- se encuentra en interior finca, no pide delivery, no espera familiares o amigos, no recibe a gente ni visita alguna, en caso de recibir o esperar a alguien lo va a hacer saber al personal que compone la dotación del móvil". 

El papel que investiga Campagnoli concluye: "identificar a cualquier persona que se detenga sobre el frente de la finca o toque timbre y dar la novedad". Lo firma otro implicado en la red de coimas policiales: Marcelo Stefanetti, procesado y detenido. En su declaración indagatoria, Stefanetti mencionó en 21 ocasiones a Potocar y lo señaló de recaudar para él. 

 

 

DOCCASOPOTOCAR

Exclusivo.  La orden de custodiar al juez.

 

Campagnoli resume su hipótesis: "Es muy común el tráfico de influencias y la devolución de favores. Hay un dicho que dice: "Hazte amigo del juez" y sospechamos que en la 35 pasaba algo así". El fiscal no duda que su investigación terminará apuntando al actual Superintendente de Seguridad Metropolitana, Guillermo Néstor Calvete. De hecho, las iniciales de SSM aparecen en el cuaderno de Villareal hallados en su dependencia policial. 

En el expediente 35624/2015 del juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº22, se investigó la extorsión consumada por el cabo Martín Pardo, Gustavo Gigena y el agente Diego Luis Martínez a Luciano Nahuel Benzaquén e Ignacio Chacchiera. Es que el 20 de marzo del 2015, a las 15:45, ambos jóvenes fueron interceptados por personal policial en las calles Blanco Encalada y Migueletes con marihuana. Los uniformados les pidieron dinero para no privarlos de su libertad. El hecho fue encubierto por sus superiores, el comisario Adrián Hugo de Ferraris -de la División Protección Federal Motorizada- y los comisarios Tomás Cowes y Nieves Sotelo del Departamento Cuerpo de Policía de Tránsito. Campagnoli comprobó los delitos que involucraban al comisario mayor Guillermo Néstor Calviño por encubrir a los uniformados en la extorsión. 

Sin embargo, la causa terminó en la justicia federal "sin razón alguna" -explican en el juzgado de Campagnoli-. El fiscal Federico Delgado arribó a las mismas conclusiones que su par. Pardo, Gigena y Martínez fueron procesados. El juez de la causa, Sebastián Casanello, indagó a Cowes, De Ferraris, Sotelo y el citado Calviño y les dictó la falta de mérito. 

Campagnoli concluye que "no son casuales ambos datos". Tal como decía el Martín Fierro, en su regreso: "Hacete amigo del juez".     

 

 

Por Luis Gasulla

@luisgasulla 

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter