bressi2

La sombra de Carrió. Acorralado por las denuncias, el jefe de la policía abandonó el cargo.

 

 

Pablo Bressi parecía capaz de resistir las balas disparadas por la líder de la Coalición Cívica (CC-ARI) Elisa Carrió, por presunta complicidad con el narcotráfico; por sus ex esposas, Alejandra Monastysky y Viviana Figueroa, por supuesta violencia de género; por el fiscal de la UFI nº3 de La Plata, Marcelo Martini, por su eventual responsabilidad en la recaudación ilegal, pero el chaleco mediático antibalas del jefe de la Policía Bonaerense tenía fecha de vencimiento: el inicio el 24 de junio de la campaña electoral en la “madre de todas las batallas”.

Su salida se adelantó el martes tras la caída de uno de sus hombres, Alberto Miranda, jefe de las Plantas Verificadoras de Automotores.  María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo acordaron con Bressi una salida elegante: el pase a retiro. En esa cumbre, sin embargo, la gobernadora y el ministro de Seguridad le enumeraron al jefe de la fuerza los casos en los que su responsabilidad, por acción u omisión, no hizo más que fortalecer la embestida de Carrió.

Vidal, esta vez, no fue Heidi ni heroína. La gobernadora exigió pruebas a quienes se animaron a apuntar contra su hombre de cuatro estrellas, especialmente a la líder de la CC-ARI, durante sus 517 días al frente de la fuerza. Las pruebas, en realidad, las aportó el propio comisario general. Asuntos Internos (AI) sólo debió armar el prontuario que, por acción u omisión, Bressi cargaba sobre sus hombros. Hasta hoy.

27 de diciembre de 2015: Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci se escaparon de la Unidad Penal nº30 General Alvear. Los tres condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez finalmente fueron capturados el 13 de enero de 2016 en la provincia de Santa Fe. Por eso, Ritondo realizó su primera purga: pasó a retiro activo obligatorio a siete comisarios generales.

2 de marzo de 2016: el oficial de la Comisaría nº1 de La Plata, Patricio Masana, quien fue detenido por participar del asalto a la casa del intendente de esa ciudad, Julio Garro, también se dedicaba al reparto de drogas sintéticas en fiestas electrónicas. Sin embargo, el hombre de Bressi en la superintendencia de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado, Carlos Fuentes, no lo investigó.

1 de abril de 2016: Asuntos Internos (AI) allanó la Jefatura Departamental La Plata, encontró 36 sobres con $ 153.700 y denunció la recaudación ilegal ante la UFI nº3. El fiscal Martini elevó el 21 de abril de este año a juicio oral la causa contra Darío Camerini y otros ocho comisarios. El por entonces superintendente de Seguridad Región Capital, Fernando Grasso, reveló que “Camerini estuvo ese día en la Jefatura de Policía”, apuntando así contra Bressi.

16 de abril de 2016: el agente de la superintendencia de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado, Paul Andreatta, fue detenido en La Plata por un comando de su propia división cuando transportaba en un micro escolar pastillas sintéticas que pretendía comercializar en Time Warp. En la fiesta electrónica de Costa Salguero murieron cinco jóvenes por “policonsumo”.

4 de julio de 2016: Carrió hizo pública una carta enviada a Vidal en la que le advertía que “en la Provincia tiene a uno de los cómplices del narcotráfico”: Bressi. Lo vinculaba al narco preso Miguel Ángel “Mameluco” Villalba. La gobernadora le respondió inmediatamente a la diputada: “Ningún jefe de Policía que conviva con el delito seguirá en su lugar, pero que aporte pruebas”.

13 de agosto de 2016: Sus ex esposas, Alejandra Monastysky y Viviana Figueroa, acusaron por violencia de género y abuso de arma de fuego a Bressi. La primera, madre de los tres hijos del comisario general, revivió ante la Revista Noticias lo que dijo haber sufrido durante sus años junto al saliente jefe de la fuerza: “Me fracturó una pierna y me puso la pistola en la cabeza”.

7 de octubre de 2016: el superintendente de Coordinación Operativa, Néstor Martín, renunció luego de que Asuntos Internos (AI) observara irregularidades en su declaración jurada. El hombre responsable del reparto de las horas extra (Sistema Polad) había declarado $ 4.000.000 entre 7 inmuebles, un helicóptero y ahorros, pero AI sospechó que tiene 100 propiedades más.

3 de mayo de 2017: Ritondo anunció una nueva purga en la cúpula de la Policía Bonaerense: pasó a retiro activo obligatorio a 7 de los 24 comisarios generales, entre ellos, Grasso, investigado en la causa interna de “los sobres”. Bressi no tuvo peor idea que sugerir el ascenso de otro comisario investigado por corrupción: Alberto “Máquina” Miranda.

9 de mayo de 2017: El hombre de Bressi en las plantas Verificadoras de Automotores, Alberto “Máquina” Miranda, observado desde mitad del año pasado tras una denuncia anónima, fue detenido el martes mientras contaba los $ 189.000 de la presunta recaudación ilegal que supuestamente subía hasta la cúpula de la fuerza. Fin para Miranda. Fin para Bressi.


Esta tarde, en la calle 2, entre 51 y 53, de la ciudad de La Plata, caía una lluvia espesa, pero dentro de la sede del ministerio de Seguridad el clima no era mejor. El aire se cortaba con un cuchillo. Los familiares de Bressi aplaudían su impostado pase a retiro, pero su sucesor, Fabián Perroni, entendió el mensaje. En la Gobernación juran y perjuran que “está limpio”. En la inminente campaña electoral, sin embargo, la interna político-policial tendrá la última palabra.

 

 

Agustín M. Ceruse

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter