stiuso1

El ex espía Jaime Stiuso.

 

 

A Saúl Enrique Paz, un albañil desocupado de Presidente Derqui, no le preocupaba tanto no poder conseguir changas en esa localidad de Pilar como sí los numerosos viajes al exterior de Elisa Carrió. Por eso, el miércoles 30 de noviembre del año pasado, mientras la líder de la Coalición Cívica revelaba que “la ex secretaría de Inteligencia (SIDE) dejó de pagar a periodistas por orden del presidente Mauricio Macri”, el changarín viajó hasta los Tribunales Federales de Comodoro Py para exigir que investiguen a la diputada por los delitos de “cohecho, peculado y enriquecimiento ilícito”. La denuncia fue desestimada hoy por el juez federal Daniel Rafecas. Es que Paz, quién se ausentó el 23 de diciembre y el 10 de marzo para así evitar ratificar su presentación, fue obligado a comparecer en los últimos días por la Policía. Finalmente, confesó: “Esa es mi firma, pero yo no sabía lo que estaba firmando. Alan González, un conocido del barrio, me pagó $ 1.500 para que saliera de testigo. A la diputada sólo la conozco por televisión”. 

Al día siguiente, Saúl Enrique Paz, apareció como presidente de la sociedad anónima Island Group. El 21 de febrero del 2017, apareció en Eugee Gestión SA. Ya había aparecido en Bintash Movil SA. Lo acompañaba, en las tres ocasiones, su vecino Oscar Florencio Segundo, 23 años. El contador que certificó las sociedades fue Julio César Jiménez. El hombre en cuestión también intervino en decenas de sociedades vinculadas con los servicios de inteligencia y el caso Nisman. Desde SIE SA, empresa de seguridad del edificio Le Parc donde asesinaron al fiscal Alberto Nisman, pasando por American Tape de Jaime Stiuso, Cofeme vinculada con la mafia de los medicamentos y el marido de la diputada Diana Conti, Enrique Dratman, Arco y Seca SA de Guillermo Elazar, ex marido de Sandra Arroyo Salgado y señalado como "propio" por varios agentes de inteligencia hasta firmas asociadas al negocio de la exportación de uranio enriquecido. Jimenez negó todo tipo de vinculación, se defendió ante la justicia y en los medios.

En paralelo, mientras se desarticulaba la acusación, un supuesto abogado, Mariano Noel Valdéz, denunció a Carrió por los delitos de “cohecho, peculado y enriquecimiento ilícito” ante el juez federal Luis Rodríguez. Cuando se unificaron las causas, Rafecas comprobó que Valdéz copió gran parte de la presentación de Paz. De hecho, el abogado la hizo el mismo 10 de marzo a las 10 de la mañana, es decir, media hora después de saber que el albañil no cumpliría con el segundo llamado a declarar. Paz y Valdéz, de alguna u otra forma, están relacionados con Antonio “Jaime” Stiuso.

Sobre American Tape, Jiménez se defendió en 2015 ante Perfil: “Decidí no hacerle más trámites cuando quisieron actualizar en 2012 su capital desde los $ 6.000 a los $ 6.000.000”. Esa gestión, finalmente, la llevó adelante el 31 de octubre del 2013 Ana Cristina Palesa, quien a su vez gestionó varias empresas para dos personas detenidas por supuesto narcotráfico: Guillermo Heisenger, en “Narcoarroz”, y Carlos Alberto Salvatore, en “Carbón Blanco”.

En tanto, Valdéz, quien según Rafecas copió la presentación de Paz contra Carrió, además denunció el 13 de diciembre del año pasado a Vera, Rafecas y el también juez federal Sebastián Casanello por los delitos de “violación de los deberes de funcionario público, abuso de autoridad y prevaricato” ante la jueza federal María Romilda Servini de Cubría. Increíblemente, la histórica magistrada aceptó que Stiuso fuera parte de la querella por sentirse damnificado.

Pero no hay dos sin tres: una persona desconocida caminó por aquellos días los quince escalones de Comodoro Py 2002, subió al quinto piso por uno de los ascensores del hall central, dobló a la derecha, ubicó la fiscalía federal de María Paloma Ochoa y dejó un sobre con una nueva denuncia. Era similar a la de Valdéz, que a su vez era similar a la de Paz. Las cámaras de seguridad no grabaron la maniobra del anónimo porque no existen cámaras de seguridad dentro de los Tribunales. Por eso, Rafecas sugirió en su desestimación que hay alguien que pretende “que un juez habilite el ejercicio del poder del Estado para perseguir penalmente a una persona”. Como sea, mientras el magistrado solicitó ante la Cámara investigar quién está detrás de las denuncias, la diputada pidió velar por la seguridad del albañil. Carrió, quien ayer reconoció sufrir “un profundo cansancio moral”, quiere que al menos haya Paz.

En el "barrio de los peruanos", en Derqui, donde vive Paz y su vicepresidente en las sociedades anónimas, Alan González es temido. Estuvo vinculado con el FPV, hoy aseguran que remite al Frente Renovador. Punteros que juegan para el mejor postor y el fantasma de los servicios de inteligencia que persigue a Carrió.

 

VIDEO. GENTILEZA CANAL 9. 23 PM.

 

Luis Gasulla

Agustin Ceruse

 

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter