marchadocentes

Foto Gentileza Opi Santa Cruz.

 

Mi querida amigo o amiga de todas las provincias. Escribo desde esta provincia, dónde nunca empiezan las clases, dónde no cobramos los sueldos, dónde la patria te duele en el cuerpo por  el  frio y por el hambre ahora.

Soy docente y mientras leo algunas invitaciones  para el festejo del 25 de mayo con el habitual izamiento de la bandera y desfile cívico-militar, en la mayoría de las ciudades de la República Argentina  donde se  preparan diversas actividades sociales y escolares para conmemorar el 207º aniversario de la Revolución de Mayo, propuestas populares y religiosas en las que se conjugarán el fervor patriótico y la recreación en familia, pienso. Pienso y me duele. Pienso y me ahogo. Pienso y me enojo. Pienso y tengo frío y hambre. Pienso en lo que hago cada día desde mi lugar por mi patria. Pienso y siento que me muero por dentro. Pienso  y pienso; y el Sur no encuentro.

Triste e inimaginado, que en estas tierras tehuelches llenas de mitos, grandes guerreros, célebres exploradores, trabajadores pioneros, y en donde  más  de un extranjero reivindica soberanía y muchos de los nuestros hacen patria, resulta que  hace muchos años que las celebraciones del histórico 25 de Mayo de 1810,  en el que cada año desde hace 207 años, se conmemora la  conformación de nuestro   primer gobierno criollo en el Cabildo de Buenos Aires, aquí es sólo un día más, un día vacío. Un poco más vacío que un día cualquiera. Y aunque mucho rece y le pida a Dios que nos ampare, que le repita que mi fe sigue intacta, flaqueo cada tanto, porque la carne es carne y el vacío mata.

Si, vacío de guardapolvos blancos y escarapelas; vacío de políticos “vacíos” que se ponen sus costosos trajes para presidir  los actos “vacíos” , escupiendo  algunas palabras mal leídas y vacías, sólo para llenar el espacio “protocolar” como lo indica algún papel o documento municipal. Vacío de cualquier sentimiento parecido al patriótico, porque -antes- los feriados “puente” sólo servían para que el sufrido sureño se recluya en su casa lejos del frío , el que podía de tomada un “finde largo”; vacío en las Plazas, vacío en las escuelas,  vacíos los corazones, vacías las verijas.

Hace unos cuantos meses de Mayo, que nuestros niños y jóvenes no cantan el himno, no miran fijamente y con lágrimas en los ojos el izamiento de la bandera con ese  sentimiento de “deber cumplido” o de “cumpliendo mi deber” de ser y creerse Argentino, como vos, yo y otras generaciones lo hacíamos. La misma cantidad de años, que algunos adultos murmuran:  “sean eternos los laureles” y hasta te diría que de vez en cuando  se equivocan…

Patria no es un sustantivo cualquiera;  rima con todos los verbos y le sobran los adjetivos.  Patria somos cada uno de los bien nacidos que dejaremos hasta el último suspiro por la libertad y el bienestar de nuestra gente.  La Patria, hoy, aquí, deambula por corazones vacíos.

Deseo decirle  aunque sea al viento, que la Patria es la vigilia permanente, que es un dolor siempre latente, que nadie nos previno. La Patria no son los votos, o los gobiernos mal concebidos por leyes tramposas, la Patria somos nosotros.

Que este vacío sea momentáneo, mientras hacemos el camino.

                                            Te abrazo fuerte y Feliz Primer Gobierno Criollo!

Laura Traverso.

Docente Santacruceña

25 de Mayo de 2017  -  Santa Cruz, Patagonia, Argentina.

 

Alicia Panero

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter