combatiente2

 

El desorden de pensiones otorgadas por el Estado no escapa a los reconocimientos a veteranos de guerra, muchas son las denuncias que se han realizado, pero el padrón no se modifica.

Los soldados clase ´62 y ´63, el porcentaje más alto en traslado a las islas en heridas, en muertes, están organizados en muchos centros de veteranos y dependiendo la provincia, reciben además de la pensión nacional, una provincial, así como los miembros de las fuerzas armadas que son veteranos.

Se desplegaron cerca de 14 mil efectivos a Malvinas, entre soldados y profesionales, en la actualidad hay más de 24 mil  veteranos que cobran según la ley. Y unos 9 mil que reclaman ser incluidos en ese beneficio,  acamparon más de 6 año por sus derechos, en Plaza de Mayo. Desde que terminó el conflicto, casi se duplicó el padrón de pensionados, y esto obedece a varias razones, que deberían revisarse.

Los números oficiales fueron cambiando, poco después de concluida la guerra el ejército señaló 10.001 efecticos, diez años después ese número pareció ajustarse a nuevos conteos y arrojó 14.020 excombatientes al sumar los denunciados por la Marina y Fuerza Aérea. Sin embargo, son según el padrón del Ministerio de Defensa 23.424  los que gozan hoy  de beneficios de las pensiones de guerra.

Las pensiones de veteranos falsos han dado lugar a denuncias por parte de centros de Veteranos, como el de La Plata, abriéndose investigaciones con alguna condena por percibir beneficio no correspondidos.

La Marina incluyó como veteranos durante el gobierno de Carlos Saúl Menem a todos los tripulantes, de toda su flota, hayan o no entrado en combate, y sumó todos los tripulantes de la Marina Mercante que prestaron apoyo logístico, casi 5000 que no estuvieron en el área que indica la ley.

En 2006 un grupo de ex combatientes de la guerra de Malvinas denunció ante la Administración Nacional de Seguridad Social la existencia de más de 10 mil pensiones truchas otorgadas a supuestos veteranos, según informó en ese momento la agencia Télam. La denuncia fue realizada por el Centro de ex Combatientes de La Plata ante el titular de Anses,  de entonces, Sergio Massa, y el fiscal federal (Ufises) Guillermo Marijuán, según informó el centro de veteranos. La polémica puso una vez más en el tapete las irregularidades que están detrás de los beneficios destinados a los veteranos de guerra y que los distintos centros de ex combatientes, entre ellos los misioneros, han denunciado en reiteradas oportunidades.

En 2009 Una grave denuncia relacionada con las pensiones que se otorgan a los Veteranos de Guerra, formuló el ex combatiente, Rodolfo Gollob, quien dijo que el padrón de quienes estuvieron en el conflicto apenas supera los 15 mil y en cambio se pagan más de 28 mil pensiones, hoy el número exacto es del Ministerio de Defensa, algo más de 24 mil.

Aclaró Gollob que “cuando estuvo la ministra de Defensa, Nilda Garré, en el Regimiento 8 de Infantería de esta ciudad, le dije, inclusive le expliqué que esto era muy fácil de resolver, porque solo hay que pedir a la Cruz Roja Internacional el registro de los veteranos de guerra prisioneros y ahí salta el padrón con lujo de detalles y este tiene 15.323 efectivos. Los otros que cobran la pensión de veteranos de guerra no tengo idea de quiénes son, pero sí estoy seguro que “la viveza criolla” por no decir otra cosa, también está en esto”.  Según pudo saber este portal, en 1984 la Cruz Roja Internacional informó oficialmente algo más de once mil prisioneros de guerra enviados por distintos medios al continente, luego de finalizada la guerra.

Otra denuncia en 2017  estima que en San Nicolás hay unos 70 ex combatientes truchos que cobrarían la pensión y el ANSES en vez de investigar y pedir los legajos de todos los que perciben la pensión, pide a los denunciantes que les acerquen nombres y apellidos de cada uno de los supuestos truchos.

La ley 23.848 dispuso una pensión vitalicia para “los ex soldados combatientes conscriptos que participaron en efectivas acciones bélicas y de combate y los civiles que se encontraban cumpliendo funciones en los lugares en los cuales se desarrollaron estas acciones”.
Luego, la ley 24.652 dice que tienen derecho a la pensión de guerra quienes hayan estado destinados al Teatro de Operaciones Malvinas (TOM), donde indudablemente participaron del conflicto, o hayan entrado efectivamente en combate en el Teatro de Operaciones del Atlántico Sur (TOAS), entendiéndose este último con el área alrededor de Malvinas. El CECIM de La Plata, hizo dos denuncias de pensiones irregulares, una en Quilmes, y uno el La Plata, a quien le sacaron el beneficio, pero se la restituyeron por medio de un amparo. Según este organismo, las irregularidades en el IPS de la Provincia de Buenos Aires son más de 200.

El problema de la Provincia de Buenos Aires es complejo. Muchos veteranos de otras provincias, toman como domicilio el de la unidad de destino durante la guerra, cuando la ley provincial dice que deben haber nacido o vivir en Buenos Aires, y se han detectado casos de quienes pretenden cobrar también en la provincia donde residen. Otros, militares, renuncian al cobro del retiro y entran a trabajar como porteros de edificios, ya que hay un acuerdo que acepta ex militares, así acceden al beneficio de la pensión de guerra, nacional, provincial más el haber de portero que hoy suma un plus de 18 mil pesos. Hace unos días el Centro de Ex Combatientes de Malvinas, volvió a reiterar su denuncia en la secretaria de Derechos Humanos de la Provincia para que se investiguen estos hechos.

En un buque que estuvo apostado en San Julián, ni siquiera en la zona demarcada por la ley, dos policías de la provincia de Buenos Aires embarcados allí, tienen su pensión de Veterano.

La potestad de decir quién es veterano o no siempre fue de las fuerzas armadas. Por ejemplo el portaaviones 25 de Mayo no estuvo dentro de las millas determinadas por la ley, sus tripulantes no eran veteranos, pero por decreto 1244 le dan rol de combate y los declaran veteranos de guerra.

Si nos remitimos a la fría letra de la ley, el número de muertos en combate, en el ámbito que determina la ley tampoco es de 649, sino de 634.

La primera denuncia formulada por el General Martin Balza, y a pedido de otros veteranos,  fue a la jefatura del Ejército en 1999, luego en  2002, y lo hizo público en 2004,  en  una nota  de la revista Gente, donde relata esta irregularidad "Hemos descubierto algo lamentable para nuestra historia, algo que debe aclararse y salir a la luz. Hay militares fallecidos en el continente por causas no relacionadas con acciones bélicas, que fueron reconocidos en 1983 como 'Héroes Nacionales' pese a no haber combatido ni estado en las Islas Malvinas durante el conflicto". “A pesar de que en el año 2003  una resolución de carácter confidencial del Ejército Argentino, la numero 5066, del entonces Jefe de Estado Mayor del Ejército, General de División Roberto Bendini, aclara por medio de la misma que 15 personas que figuran en los listados de muertos en combate, murieron en acto del servicio  y se les agregara el título de “muertos a consecuencias de Malvinas”, que fue una forma elegante de dejarle las pensiones a sus familiares, puesto que son derechos adquiridos. En cuanto al número oficial que se reconoce y del que se habla, nada cambió.

Estas muertes, casi todas de oficiales, y suboficiales, corresponden a  la madrugada del 30 de abril de 1982, cuando un helicóptero Bell UH-1 de la aviación de Ejército 419,  se precipitó en un sector de la costa ubicado al sur de Caleta Olivia, el resto, un ahogado en circunstancias que no se aclaran, uno por pancreatitis en un hospital del continente, y uno por una neumonía, todos recibieron la condición de caídos en combate, muchos de ellos   condecorados con la Medalla de la Nación Argentina al muerto en combate y otros con la Cruz de la Nación Argentina al heroico valor en combate. Ellos conforman los 649, que no son tales. En rigor de la verdad histórica y en el marco de la ley 23.848, son 634.

Si bien señalan los denunciantes de entonces,  Martin Balza y el Veterano Marcelo Sánchez, la responsabilidad de este hecho es del gobierno de la dictadura, y el número nunca se modificó, salvo la resolución,  citada de Bendini, estos militares,  son veteranos de la guerra de Malvinas, y así constan en los listados del Ministerio de Defensa Argentino, en la actualidad, donde aparecen como “Fallecidos durante la Guerra de Malvinas en defensa de la soberanía nacional sobre las Islas Malvinas del Atlántico Sur” porque sus deudos cobran pensiones de veteranos caídos en combate. Hecho que no puede modificarse por ser un derecho adquirido por las familias.

La guerra es un tema sensible a todos los argentinos, la verdad sobre sus veteranos es necesaria para honrarlos.

 

 

Alicia Panero

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter