carta de daniela

 

 

El historiador militar Alejandro Amendolara ha viajado  sucesivamente a Gran Bretaña para realizar investigaciones y entrevistas sobre el conflicto de Malvinas de 1982, ha tenido oportunidad de visitar museos de unidades militares que participaron en la guerra.

En estos lugares se concentraba en buscar elementos o efectos que hayan pertenecido a combatientes argentinos. Así, ha encontrado en exhibición en diferentes museos, prendas de uniformes, documentos, manuales, cascos, cajas de raciones, paquetes de cigarrillos, entre otros artículos. Alejandro hace y colabora intensamente con investigaciones que tienen que ver con la guerra de Malvinas,  y siempre desde un lugar superador y de aporte, que se destacan por la claridad y precisión de sus estudios.

Al apreciar estos efectos, siempre sentía inquietud sobre quiénes habrían sido sus dueños, y de cuál habría sido su suerte en las islas en aquellos días de 1982. Seguramente, cada uno de ellos tendría su propia historia, seguramente agradable mientras acompañaban a su poseedor los días previos al combate, y tal vez traumática al momento en que, llegada la rendición y pasar a ser prisioneros de guerra, los soldados debieron desprenderse de muchas de sus pertenencias al ser registrados por los británicos.

En el año 2014 recibió una invitación para asistir a un encuentro entre veteranos británicos y argentinos que se realizaría en mayo de ese año en Gran Bretaña, en el Fleet Air Arm Museum (Museo de la Aviación Naval), en Yeovilton. Sus trabajos de investigación sobre la guerra le han permitido establecer contacto con veteranos de ambos países y, esta era una oportunidad para encontrarse con varios de ellos, a quienes solo conocía por correo electrónico. Un condimento adicional sería el encuentro entre aquellos que una treintena de años atrás se habían enfrentado en la guerra.

Llegó el día, y mientras los veteranos intercambiaban anécdotas y vivencias entre ellos, se acercó a las vitrinas de la exposición relativa al Conflicto de Malvinas. Allí llamó su atención una carta, con dibujos y la bandera argentina. La  observo mejor, y aparecía el nombre de la alumna de 2° grado que la había dibujado, finalizando con un “¡Viva la Patria!”.

Ello lo trasladó indefectiblemente a esos días de abril de 1982, en donde gran parte de la ciudadanía deseosa de colaborar con los soldados, canalizaba su esfuerzo preparando cajas de raciones en la Rural, tejiendo guantes y bufandas, con donaciones al Fondo Patriótico, y escribiendo cartas a los soldados argentinos.  Aunque nadie entendiera muy bien de que se trabaja una guerra.

Alejandro tomo una foto de la carta, y registró ese hallazgo.

Recogió testimonios de soldados argentinos acerca de la importancia que tenían estas cartas que se recibían en las islas. Cuando llegaba el correo, se amontonaban para ver si había alguna carta para ellos, y luego de que el oficial a cargo repartiera las que tenían destinatario específico, comenzaba la distribución de aquellas destinadas “Al Soldado Argentino que no recibe correspondencia”.

Grande fue el apoyo moral de estas cartas, escritas con mensajes de aliento y preocupación, deslizando noticias sobre la evolución de las negociaciones diplomáticas en esos días. Tan importante fue el efecto, que varios soldados que conservaron esas cartas recibidas en las islas, que se propusieron conocer a sus remitentes, concretando con el tiempo emotivos encuentros. 

Fue recién este año que, revisando las imágenes del encuentro en Yeovilton, la foto de la carta con los dibujos vuelve a llamar la atención del historiador. Comenzó a analizarla más en detalle, y descubrió el nombre de la alumna que la escribió -Daniela Cavadini-, que era de 2° grado, y que tenía escrito “Junín” (Provincia de Buenos Aires). Con ello dedujo que la alumna sería de un colegio de esa localidad bonaerense.

 

pertenecencias de soldados argentinos

 

Recurriendo a las redes sociales, encuentra el perfil de Daniela, y que además figuraba que era de Junín, por lo que decidió  escribirle un mensaje para confirmar si era de ella y que supiera en donde se encontraba su dibujo. De este modo, en marzo de 2017, le envió un mensaje con la foto de la carta, señalándole que figuraba su nombre, con la expectativa de recibir pronto la confirmación, ya que eran muchas las coincidencias.

Habían transcurrido más de seis meses de mi mensaje, ya tenía cierta resignación en que no recibiría novedades. Con sorpresa, fue que llegó el mensaje de Daniela, con la emotiva confirmación.

“A mí me mandaron un mensaje por Facebook y cuando lo abro, luego de bastante tiempo, me encuentro con una foto de un dibujo mío que hicimos en el colegio en segundo grado para mandárselos a los soldados de Malvinas”, dijo Daniela. 

Justo ese día su mama acomodaba el cuarto para pintar, y encontró la foto del segundo grado de Daniela, se pudo comunicar con su maestra de entonces, que se emocionó con la historia del hallazgo de Alejandro.

“Como está escrito mi nombre y mi grado de primaria, este hombre me pudo contactar para avisarme que el dibujo yace en un museo en Inglaterra”.

"Hay que pensar que hubo una guerra. No podía creer que lo hayamos encontrado y me puse contenta, pero también hay que pensar que estuvo ahí porque hubo una guerra. Es un sentimiento medio raro”.

A casi 36 años de la guerra, siguen apareciendo grandes historias, de aliento para esa apoca, de un pueblo entero que apoyo a los soldados conscriptos con cartas, chocolates, abrigos. Muchos no llegaron a destino, pero la carta de Daniela acompaño, seguramente, a algún joven en una húmeda y fría trinchera.

Ojala encontremos al soldado que la recibió, que entre sus recuerdos de guerra este la carta que seguramente le sacaron al tomarlo prisionero, y pueda saludar a Daniela.

 

Alicia Panero

Bco Provincia 300x250

 

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter