gasulla baez

 

Era previsible. En reiteradas ocasiones dijimos que Maximiliano Rusconi terminaría quedándose con la defensa de Julio De Vido en la causa judicial que más compromete a CFK: La direccionalidad en los contratos de obra pública denunciados por el actual titular de Vialidad Nacional, Javier Iguacel. 

Julián Ercolini elevó a juicio oral dicha causa, en la que también están procesados y embargados, la ex Presidenta, De Vido, Lázaro Báez, José López y la plana mayor de Vialidad Nacional en los tiempos del kirchnerismo.

Rusconi abandonó a Báez cuando se enteró que la causa de la obra pública se unificaría con la que investigó lentamente Sebastián Casanello: La ruta del dinero K. Allí Báez también está procesado pero por supuesto lavado de activos. En esta causa, el juez jamás quiso indagar a CFK. La justicia hizo lo más coherente: las unificó. Rusconi cobró, se presentó en programas de televisión como el salvador y abandonó al empresario caído en desgracia en el peor momento. 

A Rusconi lo promovía Liliana Costa, empleada de AFIP vinculada sentimentalmente con el detenido empresario. Báez designó abruptamente a Esteban Bailan, hombre  desconocido en los pasillos de Comodoro Py. En su entorno, aseguran que lo habría recomendado su abogada Elizabeth Gasaro que lo representa en una causa de corrupción vinculada con el mausoleo en homenaje a Néstor Kirchner. 

Gasaro es una de las pocas personas en las que Báez se apoya actualmente. A pesar de que los antecedentes de Gasaro no seducirían a ningun preso -los hermanos Lanatta aún se acuerdan de la experiencia que pasaron por esa defensa- Báez se recostó en las opiniones de la ex letrada de los protagonistas de la triple fuga. 

El tufillo a servicios de inteligencia residual, extorsión, aprietes y un entorno que exprime lo que le queda al empresario detenido, es el contexto final de una película interminable en la vida de la familia de Báez. Les aseguraron que estaba por recuperar la libertad. Hoy, no dejan de asombrarse, por otro desplante. A pesar de haberlo tenido todo, a Báez lo volvieron a traicionar. En dos años no pudo constituir una defensa sólida, un nuevo letrado deberá leer las miles de hojas de un expediente interminable y su figura se diluye en la intrascedencia de un silencio que nunca terminó de romper.

En tiempo de descuento, Báez aguarda un previsible final del cuento. Solo resta saber si será el único responsable de la fiesta vivida durante la "década ganada".

 

Por Luis Gasulla

@luisgasulla

 

Bco Provincia 300x250

 

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter