MACRI MEDICAMENTOS

 

La semana pasada el PAMI cerró un acuerdo con los laboratorios nacionales nucleados en la Cámara de Industrias de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos histórico. La industria farmacéutica está más carterizada que la obra pública. Los millones invertidos en medios de comunicación generan que hablar del tema, sea tabú. Gobiernos como el de Arturo Illia cayeron, días después, de haber enfrentado a los formadores de precios de los medicamentos. Mauricio Macri decidió encarar la batalla hasta el final. Su flamante ministro de Salud de la Nación lo terminó de convencer. Por todo ello y, a pesar de las amenazas de los proveedores de dejar sin medicamentos a nuestros abuelos, el PAMI obtuvo un 5% de rebajas en sus costos. Veremos si los laboratorios cumplen lo pactado. Se trata de 5000 millones de pesos de ahorro. Durante el 2017, el PAMI gastó 30 mil millones de pesos en medicamentos. 

El nexo entre los laboratorios y el gobierno de Macri fue Mario Quintana, el ex hombre fuerte de Farmacity. 

Solo en la Argentina, la industria farmacéutica facturó 97.286 millones en blanco durante el año pasado. Significó una suba del 27% con respecto al periodo anterior, dos puntos porcentuales superior a la inflación. 

Las principales marcas que operan en Argentina y toda América Latina son Roemmers, Bago, Bayer, Roche, Gador, Elea, Pzifer y Novartis. 

Pero, a pesar de la baja inflacionaria, los remedios más populares multiplicaron sus precios. Es lo que provocó la furia macrista. Uno de los hombres de confianza de Macri, José Torello, autorizó a introducir nuevos jugadores en el mercado de las droguerías. Otro negocio con tasas de rentabilidad sólo comparables con los creadores de Facebook, Twitter o Netflix. 

Vale recordar que una tableta de cafiaspirina aumentó, en los últimos dos años, 242%. Las aspirinetas para los chicos, un poco más: 244%. El Alplax; 46,36% y el rivotril: un 64%. 

Ahora, los aumentos de los precios de los medicamentos destinados a los jubilados -la torta más importante del mercado- estará controlada.

El negocio de las droguerías

Las farmacéuticas son las grandes productoras de medicamentos. Las droguerías son las mayoristas. Esto es, compran a los laboratorios y distribuyen los productos en las farmacias. Esto no implica que las droguerías no produzcan algunos medicamentos. 

A los muchachos se les había ido la mano. A pesar del discurso "estatista" del gobierno anterior, las droguerías hacían lo que querían con el kirchnerismo. En Chaco, solo en insumos para vacunas, se gastaba 120 millones de pesos. Hoy se compra lo mismo por el 33% de ese valor y a pesar de la inflación acumulada del 65%. El costo del suero, en las provincias del interior del país, descendió a la mitad. Lo mismo que las ampollas. Existen droguerías con aceitados vínculos políticos con el sciolismo -véase Norgren-. Otras de las eternas ganadoras son Drawer, Denver Farma o Varadero. En una de ellas, el apellido de Mariotto -el ex funcionario amigo papal- se repite una y otra vez. Es un negocio histórico que el macrismo está decidido a romper. 

En un país normal, las droguerías tendrían una tasa de rentabilidad del 30 al 50%. En la ARgentina, sus dueños son multimillonarios y aumentan su patrimonio en un 500%. Los medicamentos genéricos se producen en un garaje. Son los jugadores que recuerdan con cariño el partido que les dejaba jugar un tal Guillermo Moreno. Para ellos, no existía ni el apriete ni el fierro sobre la mesa.

La cartelización  era el arma ganadora y los aportes a las campañas políticas, su carta de presentación.

 

 

Por Luis Gasulla

@luisgasulla 

 

Bco Provincia 300x250

 

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter