malvinas 1982

 

*Por Alicia Panero.

 

“Mama, mama, tengo miedo”. Les habían dicho que iban a recuperar Malvinas, jamás les contaron que iban a la guerra. Creyeron estar moralmente preparados para la recuperación. “Yo no sabía matar y ahora maté, mamá ¿por qué mate?”.

El joven, que se despertaba de a ratos y escapaba del campo de batalla, dónde aún lo ensordecían los estallos, creía que ella era su mamá. La mujer no podía decirle que no lo era. Le tomaba la mano y con voz dulce le cantaba “arrorró mi niño, arrorró mi sol, arrorró pedazo de mi corazón”. Se aseguraba de que estuviese dormido, y lloraba, sin consuelo. El niño de 18 años, podía ser su hijo, lo fue mientras duró su recuperación. El auxilio de esa madre temporal, en el momento justo, con la palabra precisa, fue de enorme valor. El soldado se apoyó en su madre, porque la enfermera lo fue. El Sanatorio Central de Bahía Blanca dónde comenzaron a llegar derivados en mayo y junio de 1982, se especializaba en atención psiquiátrica. Alrededor de veinte pacientes ingresaron en esos dos meses, primero los que habían luchado en el terreno, luego los que sobrevivieron al hundimiento del General Belgrano.

Las heridas mentales no se ven, Juancito, era de San Juan, y regresó a su tierra, preparado para cargar la guerra a cuestas, con una ilusión pintada en su cara. Fue una enfermera anónima quién lo ayudo a volver, vio en sus ojos un enorme temor y rezó.

Esta es una enfermera es chilena, su historia se ha contado en voces de otros, que la tomaron para sí en algunas publicaciones, porque carga el estigma de los chilenos y la guerra y se omite su testimonio. Que ayudaron a los ingleses, que son traidores, sin que nadie repare en que ellos también vivían una dictadura, y a la población en general, hay decisiones que la exceden. Los pueblos no hacen las guerras, las hacen los gobiernos, dijo la madre de un soldado argentino, que se abrazo con la de un inglés. En una entrevista le preguntaron sobre esto, su respuesta, triste, 28 años habían pasado de la Guerra:

“Yo le quisiera decir a todos los que opinan así lo siguiente, a mi muchas veces, gente de todos los niveles culturales me han dicho ´mire señora nosotros no queremos saber nada con los chilenos porque uds. nos traicionaron en Malvinas´. Hace poco me sucedió algo cuando viajaba en colectivo. Me encontraba conversando sobre el terremoto que ocurrió recientemente. Le preguntan a otro señor que viajaba, qué le parecía por lo que estábamos pasando, me mira fijo, con rencor y me dice: ´Como no voy a saber qué triste que es ver morir a la gente siendo que los chilenos fueron parte para matar a nuestros soldados´. Yo le respondí: Yo lo comprendo señor, pero le quiero decir una cosa, su rencor es grande y lo entiendo, pero entienda que los conflictos y las guerras lo crean un puñado de hombres que están arriba en el poder, son dos o tres. Señor, si ud. es un hombre inteligente no tendría que decir esto. Las muertes de chile las originó la naturaleza y dónde el más rico queda en la calle como el más pobre. No compare las muertes. No fue el pueblo de Chile que se alió a Inglaterra, fueron dos, tres o cuatro hombres con poder de decisión. Siempre habrá gente que desea la guerra porque hay hombres hambrientos de sangre. ¿Por qué algunos argentinos dicen todos los chilenos?. No culpen en forma generalizada.  Yo soy chilena hasta los huesos, pero también soy argentina hasta los huesos porque mi marido era argentino, mi hija es argentina. Porque hace más de 30 años que vivo en este país. Yo lo amo de verdad. Haría lo que sea para ayudarlos como lo haría por mi país de origen. Yo no pago por pecados ajenos, ni siquiera los pecados de mi padre, lo más grande que tuve en mi vida. Yo pago por los míos, por lo que yo hice mal, pero pecados y faltas ajenas no. Que le corten la cabeza a los tres o cuatro que decidieron hacer ese daño o traición a la argentina pero no a mí. Ya es suficiente con los desprecios o cosas terribles que me han dicho y siempre toleré.”

Esa irresponsabilidad argentina, que emanaba de la frustración de intentar ser lo que no se era, ante el desarrollo de los vecinos, odios ancestrales inexplicables, que los hacen permanecer atados al pasado y la revancha, impidiéndoles avanzar hacia un fututo ordenado y son rencores.

Su nombre es Griselda Gatica Garrido y es sin dudas una forjadora de Paz.

En otro lugar, al mismo tiempo, un niño de diecisiete años, Tom, se despierta llorando. Agita los brazos, sacude las manos para limpiarse la sangre que cree aún tener, sus amigos, Grose y Jas, de su misma edad, habían caído muertos a su lado en la batalla de Monte Longdon.

El médico del Hospital de Londres, acude corriendo a la sala. Una enfermera de aspecto impecable, estaba ya al lado de la cama de Tom. Le toma la mano, lo mira con tibieza, le toca la frente. El joven seguía gritando, “perdón, perdón, no pude ayudarlos, no pude traerles sus placas, no tuve valor, cuando me acerque mis manos se llenaron de sangre”. Sacudía sus manos con más violencia, el médico tenía preparada una dosis para inyectar al suero, miraba la escena con cautela. La enfermera, blindada de una paz que no encajaba en la sala de heridos en shock postraumático, comenzó a hablarle “mi niño, mi niño, ya todo paso, estas en casa, descansa, descansa”...

El joven, de diecisiete años, se dejo arrullar por las palabras suaves de esa mujer que no conocía, pero que fue su ancla para no perder la razón.

Se durmió apretando la mano del ángel de blanco. Ella no se movió de su lado, decidió estar allí para cuando la pesadilla volviera. Miró al médico, y con sólo un gesto le indicó que la situación estaba controlada. Las lágrimas rodaban por su rostro imperturbable.

 

 

*Autora del libro "Mujeres invisibles", una investigación sobre el importante rol que desempeñaron las mujeres en la Guerra de Malvinas.

 

 

Bco Provincia 300x250

 

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter