El robo de identidad, se dé en el contexto que sea, marca a las personas para toda su vida. Es una violación a los derechos humanos. Quiénes lo padecen se transforman en buscadores eternos, cuando lo saben, de ese lado de la vida, que les arrebataron a muchos, al mismo momento de nacer. Nuestro país tiene una trágica historia de identidades perdidas, el robo de bebes durante la dictadura fue el hecho más aberrante que nos toco vivir. Pero hay otras búsquedas de identidad robada, vinculadas a la temporalidad del desarrollo del proceso de reorganización nacional, que merecen ser resueltas, como todas.

Natalia llego a mi vida un viernes cualquiera, con un tío que venía a hablarme de la guerra. Nunca imaginé que me devolvería el recuerdo del aquel año 1983 de una manera tan extraña. Me habló de su familia, de un accidente aéreo que yo recordaba, porque ocurrió cuando mi marido estaba en su cuarto año de la Escuela de Aviación Militar. En aquella época nos conmovimos todos con la muerte de dos jóvenes, en un vuelo de instrucción, que terminó de manera abrupta y fatal. Grande fue mi sorpresa cuando nombre al cadete Walter Goy, quien perdiera la vida en esa ocasión y Natalia me dijera “ese, era mi papa”. En aquella época los cadetes de los institutos militares no podían tener hijos, si sus novias quedaban embarazadas eran dados de baja. No sé porque Natalia llego a mi vida, es algo que nunca tendrá una explicación, pero, como decía mi madre, las cosas pasan por algo. Y es mi firme compromiso que complete su vida. Desandamos la historia y encontré abandono, olvido, desencuentro, secreto, tragedia repetida y una búsqueda incansable.

El único vínculo de esa chica con su padre, era un avión y la Escuela de Aviación Militar, donde se detuvo su vida para siempre. Nunca estuve en presencia de alguien afectado por la falta de identidad, y puedo asegurar que me conmovió hasta los huesos.

Natalia Aveledo nació en Noviembre de 1983, hija de una estudiante de enfermería, que un día de marzo le dijo a su novio que estaba embarazada y nunca más lo vio. Él le había pedido que guardara el secreto, que faltaba poco para que se recibiera. Ella pensó que se había asustado.

El 24 de marzo de 1983, cuando aún faltaban meses para las elecciones que nos sacarían de la dictadura, el avión Mentor de entrenamiento de la Escuela de Aviación Militar de Córdoba, se estrellaba llevándose la vida de Walter Goy y su instructor, Hernán Calderón, que había participado en la Guerra de Malvinas, unos meses antes. El accidente, y aún me pregunto por qué, no se publico en ningún medio, en vano busqué en la web, los archivos de los diarios locales, llamé a las radios, buscando un dato de ese accidente, que por un tiempo largo, pareció un sueño. Hasta me comunique con el fabricante, que tampoco lo tenía registrado, porque el gobierno argentino de entonces, no informaba los incidentes ni los accidentes a ese fabricante, Beechcraft. No encontré un sólo dato sobre el instructor, Hernán Calderón, ni de sus misiones en la guerra, sólo existe en la nomina de pensiones del Ministerio de Defensa. No hay tampoco ninguna publicación que hable del joven piloto que volvió de Malvinas y pocos meses después perdió la vida en un vuelo de entrenamiento. Un verdadero misterio, que abre muchos interrogantes. ¿Estaría Calderón afectado por su participación reciente en la guerra? ¿Estaría en condiciones de instruir alumnos de vuelo?. ¿Fue sólo una fatalidad?. ¿Qué supo su familia de esto?. Son preguntas que algún día se deberán responder.

Finalmente, la periodista de la Voz del Interior Alejandra Conti, consiguió una escueta respuesta de la Fuerza Aérea Argentina, a su pedido de informes sobre el accidente. Un renglón breve, “confirmamos lo que nos pregunta, así ocurrió”.

Y la mama de Natalia, hasta muchos días después siguió pensando que el cadete se había asustado. Hasta que unos compañeros de Goy la encontraron y le dijeron lo que pasó.

Naty, tuvo una vida dura, con una abuela paterna que la aceptó de mala gana y que junto a su tía, se negaron a darle el apellido, nunca supo si cobro seguros de vida, si le correspondía una pensión, nunca supo si le robaron algo más que su identidad, porque jamás le dieron oportunidad de saber qué le habían robado. Nunca supo, si hubiera gozado del mismo beneficio de todos los hijos de aquellos que mueren en servicio, a quienes la Institución les da trabajo, si lo necesitan, no sé si está escrito, pero es así.

Los compañeros de aquella promoción de Goy, que conocían su existencia, nunca la buscaron, ella los encontró muchos años después, son su vínculo, el hilo rojo que la lleva hasta su padre.

Hoy es abogada, y tiene iniciada una demanda por la recuperación de su identidad, en el juzgado del Menor y la Familia del Doctor Marcelo Benítez, del Chaco donde vive su abuela, que se niega a las pruebas de ADN. En el expediente, bajo el numero 137/11, contiene las cartas intercambiadas entre su mama y Goy, que prueban la relación. La caratula es Aveledo, Natalia Azucena c/ herederos universales de Walter Goy. Con el patrocinio de la Doctora Diana Yael Daniel.

La mama de Natalia murió joven y trágicamente, el desamparo la cubrió hasta que su marido la rescato de allí. Hoy tiene una vida llena de amor, como no la tuvo su madre, pero no estará completa hasta que se hagan las pruebas.

Gracias a la intervención de la Sub Secretaria de Derechos Humanos de Chaco, y su titular, Héctor Ortega, este año se acelerarían los pasos de la prueba o de una exhumación.

Natalia recurrió a Abuelas de Plaza de Mayo, yo también lo hice cuando la conocí, nunca nos respondieron, ni se interesaron. Como dije, es una búsqueda de identidad diferente, pero vinculada a la dictadura, con los mismos obstáculos. Conseguir información de aquella época es difícil, no hay predisposición de parte de nadie para aminorar la espera, el dolor, la búsqueda lastimosa de una joven que da pelea sola.

Los compañeros de su padre que recuerdan el accidente, poco le informan, parece ser un tema del que no se debe hablar, o al menos, no desean hablar.

Natalia, además de su prueba de ADN, necesita reconstruir su historia, saber, los que tienen esa información deberían humanizarse y contarle todo lo que recuerdan, así, en silencio o con dilaciones solo suman misterio, al que hace su abuela al asegurar que recibió a su hijo muerto sin haberlo visto, con el féretro cerrado.

Esta es una historia desconocida, el accidente no aparece en ningún registro al que se pueda acceder, la prensa no lo publicó, porque no lo dieron a conocer. Encierra un gran misterio, que será tema de otra investigación, si Natalia Aveledo lo desea, cuando sea Natalia Goy.

Alicia Panero

 La señal de cable C5N lo anunció como "el primer caso de corrupción de la era Macri". En la emisión del domingo 28 de Febrero, el periodista ícono del canal de Cristobal López, ya acostumbrado a burdas operaciones políticas, entrevistó en su programa Economía política al titular de ANSES San Vicente (UDAI), el camporista Diego ´Chapu´ Barralle, quién denunció que recibió un soborno de un funcionario de la nueva administración PRO para dejar el cargo. Barralle grabó la conversación con el hombre del macrismo, Francisco Bosch, que le pide abandonar su puesto a cambio de seguirle pagando sin trabajar, por algunos meses. De oponerse, le buscarían una "causa" de despido. Si bien el audio y la situación es verosímil y atendible, Roberto Navarro omitió contar el pasado del dirigente K, que pasó de victimario a supuesta víctima.

En San Vicente, los vecinos lo recuerdan con miedo y hubo graves denuncias contra su equipo de militantes. Violencia política, amenazas y patoteros. El "ruego" para que no llegara el ´barrallismo´ a la intendencia. Sus empleados recuerdan su gestión como una pesadilla. El día que fueron apedreados, encerrados e incendiados, ante la indiferencia del titular de UDAI.

En su ciclo Economía política, Navarro se desvive por defender los logros K. Sus discursos casi a gritos y hacia la cámara buscan imponer temas. Uno de ellos fue el del dirigente de La Cámpora que fue al estudio a contar cómo había sido sobornado, y cómo su entereza y dignidad le permiten rechazar cualquier dinero a cambio de irse o cobrar sin trabajar. Pero en San Vicente, el ex-candidato a intendente por el FpV y titular del ANSES Local, no goza de una buena mirada de parte de la comunidad. Desde que irrumpió el "barrallismo" en la escena local, algunos aseguran que el distrito nunca volvió a ser el mismo. La violencia política en las PASO 2015 fue inusitada y la participación camporista fue señalada como responsable. En Agosto del año pasado, un militante vinculado al ex-intendente Daniel Di Sabatino fue agredido física y verbalmente por un colaborador de Barralle. Eduardo Ávila, afín al justicialista Di Sabatino, sufrió rotura de tabique nasal al recibir un cabezazo y terminó en un hospital. El hecho fue denunciado. Fue común que, durante el clima político, los de La Cámpora arrancaran carteles y ejercieran vandalismo. Además de insultar a miembros de fuerzas políticas rivales e incluso invitarlos a pelear. A tal nivel llegó la tensión que las principales cabezas de listas armaron un comunicado conjunto repudiando los hechos.

 

Comunicado contra la violencia

 

Hay denuncias en la comisaría de Alejandro Korn. Una militante de Di Sabatino, Liliana Fariña, sufrió amenazas e insultos cuándo se encontraba trabajando en la puerta del Centro Comunal de la localidad. El modus operandi de violencia se repitió muchas veces. Liliana confirmó a PeriodismoyPunto la existencia de la denuncia pero insistió que prefería olvidarse del tema. ¿Sucedió algo más?. Algunos portales web que refieren noticias locales hablaron de amedrentamiento, utilización de armas de fuego y accionar en patota. Otra vecina que prefirió no dar su nombre sostuvo que sintió alivio cuándo, finalmente, ´Chapu´ perdió en las elecciones y no pudo llegar a la intendencia. "Andan con matones, menos mal que perdió".

La odisea de sus empleados. Un reciente comunicado de los trabajadores dirigidos por el titular K de UDAI repudia sus dichos en C5N. Aseguran que su oficina fue transformada en un búnker político, que se benefició con el Estado, que no tenía idoneidad para su cargo y que sólo lo usó para llegar a la intendencia, que amenazaba a quién "no apoyaba el proyecto ni la gestión" y que sufrieron uso, abuso y robo de sus pertenencias. Recuerdan una situación puntual en la que cooperativistas reclamaban los pagos de planes sociales y pedían la "cabeza" de Barralle, en una fuerte manifestación incendiaron la puerta de la dependencia y apedrearon a los trabajadores. En momentos de desesperación y con 100 manifestantes queriendo entrar a romper todo, el jefe se negaba a aparecer para mediar. Para salir ilesos, los trabajadores de ANSES tuvieron que encerrarse 5 horas.

¿Fue tan sólo una campaña de desprestigio?. ¿O el espiral de intimidación y aprietes fue real?. El planteo, al menos, sobre el pasado de la "víctima" de Navarro, puede abrir la mirada. Ahora bien, ¿merece por esto ser sobornado o tratado injustamente?. Absolutamente no. Es difícil combatir el fuego con más fuego, y es que, el desafío del PRO de sanear el Estado recién comienza. El problema es heredar un modelo clientelar, autoritario y vertical, pero más problema aún será no buscar las soluciones correctas para encausar el rumbo del país.

 

 

Sebastián Turtora

@sebiturtora

nisman2 001 0

Por Luis Gasulla

4 días después del asesinato de Natalio Alberto Nisman, el fiscal nombrado por Néstor Kirchner para investigar la causa judicial más importante de los últimos 25 años, dije que lo habían asesinado. Más allá de dichos, discursos y supuestas pruebas, el periodismo no debe traicionar su sentido común. http://www.perfil.com/politica/Con-los-tapones-de-punta-quien-mato-a-Nisman-20150121-

La mejor manera de desinformar es con una sobredosis de información. Es lo que hizo el gobierno argentino mientras su Presidenta se victimizaba, jugaba a ser Sherlock Holmes y los servicios de inteligencia tiraban pescado podrido sobre el cadáver caliente. A veces, compramos. Otras, no. En el medio, una impresentable fiscal, integrante de ese invento de Gils Carbó llamado Justicia Legítima, decía que "lamentablemente" no había hallado pólvora en las manos de Nisman. Pisó sangre, se peleó con los testigos -desde Soledad Castro hasta la camarera de un resto de Puerto Madero- y le lloró sus penas a los periodistas especializados. Algunos de ellos tomaron como válida únicamente la voz oficial de Fein. Otros dirigentes la bancaron con buena fe como Elisa Carrió. El tiempo pasó. Inexorablemente.

La pista del misterioso contador Jiménez que había formado parte de sociedades vinculados a Jaime Stiuso, a la ex pareja de Sandra Arroyo Salgado, a tecnología nuclear y SIE, empresa de seguridad del Le Parc, no fue tenida en cuenta. Los llamados telefónicos, mucho menos. Se adulteraron pruebas y se borraron otras. 

Diego Lagomarsino era crucificado por la Presidenta pero la justicia le daba los beneficios del martir. Su rol era inentendible. Un diputado nacional diría que el informático era el Telleldín del asesinato de Nisman. El punto oscuro. El dato que no cerraba. Ex integrantes de los servicios de inteligencia rompían el silencio. Jaime era el culpable de todo. De Dios al Diablo. De temido a defenestrado. Había periodistas que se le animaban. Las operaciones se multiplicaban.

Y Jaime volvió al país. Muchos creímos, por información ofrecida por otros espías, que Stiuso no diría nada relevante. Que estaba amenazado. Que había arreglado con CFK. Pero Jaime se despachó con 17 horas entre el sentido común, la contextualización y algunos datos novedosos. 

Se fue como entró, como Houdini, delante de 50 periodistas que querían sacarle unas palabras. Los miró y nadie lo reconoció. 

Nuestras fuentes nos iban relatando sus dichos en vivo y en directo. Así difundí en tuiter que Stiuso se estaba cargando a la fiscal Viviana Fein y, por ende, a la jueza. Que la causa terminaría en la justicia federal. Que estaba mencionando a Carlos "Chino" ZAnnini, a Oscar Parrilli, a Juan Martín Mena, a César Milani y a "Malena" Fernando Pocino. Es de manual que, en un país en el que los servicios de inteligencia -de una media docena de fuerzas de seguridad- son amo y señor, la justicia debía convocarlos a todos. Saber cómo no se pudo evitar el magnicidio o el suicidio en un baño de un hombre supuestamente desesperado. 

Se dijeron mil pavadas. Se distrajo a la opinión pública. Pasó un año. CAmbió un gobierno. La justicia comenzó a animársele a CFK. La herencia K quedó al descubierto. Carlos "Moro" Rodríguez, un ex PSA que era amigo de la familia Nisman-Arroyo Salgado, ofreció pruebas concretas de su relación y me aseguró en Perfil.com antes que en ningún otro medio: "Alberto estaba desde el 2013 en una denuncia que, según él, se cargaría a Héctor Timmerman". 

Stiuso fue por ese lado. A Nisman lo mataron por su denuncia. Era un "objetivo" de CFK y su entorno desde hacía un año. "Son monos con navaja" me dijo alguna vez una víctima de uno de los nuevos ricos de la política argentina. La muerte de Nisman fue la excusa perfecta para ir por la ex SIDE, justo a un año de la elección presidencial. En el Poder Judicial estaban armando un Gran Hermano que controlaría a toda la justicia federal. El plan era ambicioso. No pudo ser. La falta de tiempo y una minúscula diferencia de votantes entre Macri y Scioli, lo impidió. Y la mano vengativa de Jaime... Desde el norte.

En 17 horas, Stiuso habló de los planes secretos que escondía el tratado de entendimiento con Irán -el piripipí del Memorándum-. En Perfil.com indagué sobre la pista del uranio enriquecido. Me trataron de desquiciado. Nadie investigó ni llamó a mis fuentes, algunos de ellos testigos directos de la trama. Cristina, según Jaime, le pidió "terminar con el tema Nisman" en enero del 2014. Aníbal Fernández le dijo, según la declaración de Stiuso, "muerto el perro se termina la rabia". Aníbal, inexplicablemente, fue candidato a gobernador de la provincia más populosa del país y fue bancado por la Presidenta tras la cámara de Lanata con una T a Lanatta con doble T en un penal. 

En agosto del 2014 dije que a "CFK lo único que le importa es no terminar presa". Si se ganaba, mejor. Pero se competiría con los hombres "nuestros". La mafia no confía su poder en ningún sucesor que no sea un familiar o un cómplice. Sangre y sexo. Única forma de ascenso en la política argentina. Amantes, esposas, hijos, tíos o hermanos. La Cámpora con Máximo -su control en los servicios de inteligencia- y los cómplices que conocen los mil secretos y chanchullos del poder: Aníbal. 

Por Luis Gasulla

@luisgasulla

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nacido en Cosquín, provincia de Córdoba, el 30/11/1954, el General que quería ser Perón, llegó a Jefe de Estado Mayor del Ejército de la mano de Cristina Fernández, a pesar del CELS, y su mención en el Nunca Más de La Rioja y a pesar del soldado Ledo y su familia. Periodismo y Punto publicó hace un par de meses una nota que menciona la desaparición de las camionetas del ejército equipadas para asalto y comunicaciones, de las que nada se supo, ni se sabe, hasta ahora. Los equipos "extraviados" de Milani, su tormentoso pasado y la vigencia del hombre que nunca se fue.

El mundo de los espías es oscuro, como oscura es la figura de Milani, que no sólo carga en su curriculum la sospecha de delitos de lesa humanidad, sin que esto le moviera un pelo a los organismos de Derechos Humanos, sino su enriquecimiento ilícito y la colocación de todos sus hijos en empleos estatales. Sigue con poder, primera prueba de ello es que asistió, ya con el nuevo gobierno, a la asunción del nuevo Jefe de Estado Mayor del Ejército, a pura sonrisa y abrazo, como si no hubiese sido un duro hueso de roer, mientras duro su mandato, para todos los militares presentes.

Dos nuevas historias suman oscuridad al pasado y presente del ex - Jefe del Ejército. Desde este portal, pudimos acceder a una fuente, que utiliza el pseudónimo de "señorita Cluney" por seguridad, que asombra por las precisiones y detalles sobre las camionetas de César Milani. Todo comenzó con la creación de la red #Ciberdefensa, que se diseñó en 2008, momento desde el cuál, el ministerio comenzó a disponer de una partida de fondos de carácter secreto. El militar en quién más confió Cristina llegó a disponer de esa partida que ascendió a más de quince millones de pesos por año. De esas partidas, no se guardan comprobantes, sino que se hacían actas de incineración de la documentación, que se quemaban al final de cada ejercicio.

Según nuestra fuente el conocido Proyecto X mutó a un estado superior, el proyecto #CiberDefensa. Se ubicaba en el séptimo piso del Edificio Libertador y desde allí planificaban todas las operaciones de inteligencia, sobre todo, las del arco opositor. En recursos humanos, Milani empleó, llamativamente, a sus compañeros del Colegio Militar, promoción 106, y en #Ciberdefensa incorporó mas de cien agentes de inteligencia entre 2012 y 2013. En ese periodo adquirió motos todo terreno, botes inflables, GPS, cámaras fotográficas digitales con potentes zoom y equipos de escuchas con scanners incorporados para VHS. También compró sistemas de computación con capacidad para hackear información de equipos personales, redes institucionales, empresas y servidores.

Los vehículos. Se sumaron las seis Hilux, mencionadas desaparecidas en la nota citada anteriormente, equipadas con la más alta tecnología de intercepción de comunicaciones, y sistemas de video de visión nocturna como los usados en Irak y Afganistán, por Estados Unidos.

Estos vehículos, únicos en el país, equipados bajo licencia internacional INTEL, para poder ingresar a Argentina debieron contar con la autorización directa del departamento de Defensa de los Estados Unidos. Su costo de equipamiento, según nuestra fuente, son seis millones de dólares cada una. La flota de Toyotas espías ha desaparecido. En las oficinas de Inteligencia del Ejército no hay rastros del paradero de los vehículos ni su documentación. El General K tendría en la calle desde hace años su flota de camionetas espiando opositores de todos los sectores, en abierta violación a las leyes de Seguridad Interior, Defensa e Inteligencia.

La fuente agrega que algunas están ploteadas con publicidad o nombres de empresas de tecnología. Lo que hace que el aparato de inteligencia más moderno y sofisticado que posee el país esté fuera del control del gobierno. También afirma que las camionetas no aparecerían en ninguna dependencia militar porque formarían parte de ARSAT satelital, que dependía de Julio De Vido, y esta habría sido una pantalla, para no poder detectar con facilidad su accionar en la órbita del Ministerio de Defensa de Agustín Rossi. “Las Hilux nos vigilan y siguen fuera del control del estado nacional” concluye la fuente consultada.

El otro punto que oscurece aún más la figura del ex - General de CFK es llegar a saber cuál había sido su destino durante la guerra de Malvinas en 1982 cuando era Teniente Primero y ya se dedicaba a la inteligencia. Según su propia cuñada, Clara Waite, durante la guerra y desde antes de ella, estuvo destinado en comisión especial en la base Naval de Puerto Belgrano, donde funcionaban dos centros clandestinos de detención. En la Sexta Batería de la base de Infantería de Marina, ubicada a 20 km de la Base, funcionó uno de esos centros de detención, que operó de forma coordinada con Puerto Belgrano. Algunos de los detenidos provenían de los centros clandestinos de la Base Naval Mar del Plata y de la Escuela de Mecánica de la Armada, ESMA. Según un ex miembro de la armada, Milani era del entorno ligado del Tigre Acosta, o Jorge Eduardo Acosta, ex Capitán de Fragata, jefe del grupo de tareas 3.2.2 de la ESMA.

La fuente consultada, dice que le constan comisiones conjuntas en esa base, agregando que hubo detenidos hasta pasado julio de 1982.

Alicia Panero

 

 

Julieta Petracca, una joven estudiante de 21 años, impactó en las redes sociales con un crudo relato sobre su relación con Dante Palma, el ex-panelista de 678. Julieta escribió una carta con un testimonio de fuerte maltrato psicológico y manipulación por parte del filósofo, publicada en la red social Facebook.

La carta completa, en este link:

https://www.facebook.com/julietamariagauto/posts/1677725335832449

Cabe citar una nota en Veintitrés, de 2015, dónde Dante Palma analiza la misoginia, los femicidios y el rol de la mujer en la sociedad.

http://www.veintitres.com.ar/article/details/32689/pandora-en-el-siglo-xxi-notas-sobre-el-femicidio

PeriodismoyPunto es el primer medio en contactar a Julieta para corroborar la historia, que empezó a trascender en Twitter. Por la naturaleza del relato, requiere discreción y por el momento, difundir la información.

Sebastián Turtora

@sebiturtora

 

Página 36 de 43

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter