TORTUGA2

Cuestionado. El juez Casanello, que fue criticado por su desempeño en "La ruta del dinero K", ahora suma nuevas sospechas por su labor.

 

El año pasado, cuando allanó la comisaría Nº35 de Capital Federal, el fiscal José María Campagnoli encontró un papel que le llamó sumamente la atención. Se trata de una custodia que realizaba personal de esa depedencia policial en la casa del juez federal Sebastián Casanello durante el año 2016. Tal como indica el paper, la orden había sido dispuesta por las más altas esferas de la Policía Federal y transmitida a la actual procesada y detenida, jefa de zona, la comisaria inspectora Susana Aveni. La dotación de un móvil con dos hombres para proteger a un juez federal llamó la atención del fiscal que investiga una asociación ilícita en las fuerzas de seguridad de la ciudad por la que detuvo, en las últimas horas, a José Pedro Potocar. "Ese papel fue una sorpresa, se halló en medio de los operativos realizados en la comisaría 35 en la que encontramos el cuaderno de Norberto Villarreal en la que figuraban los montos en que se repartían los dineros que se recaudaban entre comerciantes y trapitos de la zona de Núñez y Saavedra", explicó el fiscal a este cronista. 

Las razones del asombro radican en que la casa del juez Casanello está ubicada en San Isidro, provincia de Buenos Aires. "No era la jurisdiscción de la 35 y no teníamos conocimiento de que el juez hubiese pedido protección" explican en el juzgado de Campagnoli. Es más, en su momento, el propio juez que investiga la ruta del dinero K, negó haberla pedido. Corría marzo del año pasado y los rumores de una supuesta reunión entre el juez federal y Cristina Fernández de Kirchner en Olivos cobraban fuerza. El paper indica que "por orden del jefe de la circunscripción VII, los relevos son llevados por el subcomisario de permanencia en esta dependencia". La orden era de la detenida Aveni y quien ejecutaba era el prófugo Villarreal. Existían directivas específicas: "El mismo -por el juez- se encuentra en interior finca, no pide delivery, no espera familiares o amigos, no recibe a gente ni visita alguna, en caso de recibir o esperar a alguien lo va a hacer saber al personal que compone la dotación del móvil". 

El papel que investiga Campagnoli concluye: "identificar a cualquier persona que se detenga sobre el frente de la finca o toque timbre y dar la novedad". Lo firma otro implicado en la red de coimas policiales: Marcelo Stefanetti, procesado y detenido. En su declaración indagatoria, Stefanetti mencionó en 21 ocasiones a Potocar y lo señaló de recaudar para él. 

 

 

DOCCASOPOTOCAR

Exclusivo.  La orden de custodiar al juez.

 

Campagnoli resume su hipótesis: "Es muy común el tráfico de influencias y la devolución de favores. Hay un dicho que dice: "Hazte amigo del juez" y sospechamos que en la 35 pasaba algo así". El fiscal no duda que su investigación terminará apuntando al actual Superintendente de Seguridad Metropolitana, Guillermo Néstor Calvete. De hecho, las iniciales de SSM aparecen en el cuaderno de Villareal hallados en su dependencia policial. 

En el expediente 35624/2015 del juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº22, se investigó la extorsión consumada por el cabo Martín Pardo, Gustavo Gigena y el agente Diego Luis Martínez a Luciano Nahuel Benzaquén e Ignacio Chacchiera. Es que el 20 de marzo del 2015, a las 15:45, ambos jóvenes fueron interceptados por personal policial en las calles Blanco Encalada y Migueletes con marihuana. Los uniformados les pidieron dinero para no privarlos de su libertad. El hecho fue encubierto por sus superiores, el comisario Adrián Hugo de Ferraris -de la División Protección Federal Motorizada- y los comisarios Tomás Cowes y Nieves Sotelo del Departamento Cuerpo de Policía de Tránsito. Campagnoli comprobó los delitos que involucraban al comisario mayor Guillermo Néstor Calviño por encubrir a los uniformados en la extorsión. 

Sin embargo, la causa terminó en la justicia federal "sin razón alguna" -explican en el juzgado de Campagnoli-. El fiscal Federico Delgado arribó a las mismas conclusiones que su par. Pardo, Gigena y Martínez fueron procesados. El juez de la causa, Sebastián Casanello, indagó a Cowes, De Ferraris, Sotelo y el citado Calviño y les dictó la falta de mérito. 

Campagnoli concluye que "no son casuales ambos datos". Tal como decía el Martín Fierro, en su regreso: "Hacete amigo del juez".     

 

 

Por Luis Gasulla

@luisgasulla 

cristian ritondo

Días difíciles. Cristian Ritondo, Min. de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.

 

 

En Argentina han asesinado 28 mujeres en 25 días. De muchas de ellas, ya no recordamos el nombre.  Se ha naturalizado la muerte de madres, hijas, hermanas, nietas, sobrinas. Estamos como perdidos, sin ver un horizonte. A Araceli Fulles la encontró un perro rastreador en la localidad de San Martín, enterrada con escombros y cemento en el patio de la casa de quién acabó con su vida. Badaracco fue detenido gracias a que lo encontró una vecina embarazada  y su amiga en el barrio de Flores de la Ciudad de Buenos Aires. Pero, desde el mediodía del pasado viernes, cuando comenzaron a circular las fotos de la joven asesinada, la volvieron a matar sin piedad, quienes las entregaron, miembros de la DDI de San Martin, policías que deben cuidarnos, cuidar a las víctimas. Cuál fue la respuesta de un altísimo funcionario de la provincia de Buenos Aires al ser consultado sobre la impericia del caso.

Al parecer las fotografías fueron publicadas en un perfil de la red social Facebook de una mujer policía, que las mantuvo dos horas y las eliminó, el tiempo suficiente para que se viralicen. Al recibir esas fotos en este portal lo primero que hicimos fue comunicarnos con los organismos de seguridad de la Nación y la Provincia de Buenos Aires, en particular con el Ministro de Seguridad Cristian Ritondo, cuya respuesta fue: “diríjase a Asuntos Internos de la policía de la provincia, yo estoy en otra”.  Volver a matar a Araceli, también es, ese tipo de respuestas. 

Nunca entendió el Ministro que nuestro deber como periodistas es chequear, y que le estábamos pidiendo ayuda. Tal vez esperábamos otra respuesta, como ocuparse de investigar quién filtro esas imágenes, que vuelven a matar a la joven de 22 años cada vez que alguien las ve.

Llegó tarde la fiscal de la causa, la policía, todos llegaron tarde a la víctima, luego de dos procedimientos la encontraron los perros, que paradójicamente no entienden de encubrimientos, ni de “protección”,  ni de coimas.  Y para los policías que participaron de ese procedimiento,  lo más importante no fue cumplir con sus deberes de funcionario  público, preservando a la familia. Lo más importante a menos de 24 horas de haberla encontrado, fue difundir las fotos de su cadáver.

El daño de la cal en los cuerpos ha sido descripto por la bibliografía colombiana, en los procedimientos realizados por las fuerzas para - militares en la guerra, con la idea de no dejar huellas, de matar sobre la muerte.  En este caso, se buscó el mismo resultado pero no se llegó a él.

En vano son las marchas, los reclamos, recordar los nombres de cada mujer que mataron, si contamos con fuerzas de seguridad que  priorizan el morbo a su deber, la irresponsabilidad a sus obligaciones. No hay políticas de prevención, no hay capacidad de búsqueda, se plantan pruebas y no hay posibilidad de llegar a tiempo. No hay respuestas acertadas de los funcionarios. Lo del Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires es un hecho, acaso, sintomático, no sólo respondió los mensajes mandándonos a Asuntos Internos, sin ningún compromiso de su parte de chequear ese material divulgado ni de investigar a sus subordinados, sino que mandó un mensaje diciendo que está en “otra”.  Debemos pensar que está en otra, buscando alguna otra chica desaparecida, o que esta periodista no merece una respuesta más apropiada. Podremos marchas mil veces, un millón, si no empezamos a poner límites en la ética policial, de nada servirán los ensayos de políticas criminales, porque cada vez que esto ocurre vuelven a re – victimizar a la víctima, a sumir a su familia en un pozo profundo de desesperación.

Entendemos que si las fotografías eran parte de la investigación, no debieron salir de ahí, que no es un hecho natural, aunque sea común, y lo que debió ocurrir es que si circulaban desde el mediodía, alguien de oficio debió iniciar una actuación, y no esperar que una periodista haga una denuncia en la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

Millones tirados en sueldos de funcionarios, abogados, fiscales, jueces y policías corruptos, y el caso lo termina resolviendo un ovejero belga y la capacidad de reconocer rostros de una vecina de Flores.

 

Mujeres asesinadas en Abril

Fuente:   Diario La Nación

2/4

Belén Rivas - Violada y asesinada

8/4

Micaela García - Violada y asesinada

Claudia Lima - Violada y asesinada

9/4

Silvia Castañera - Asesinada

M. Estela Torres - Asesinada

10/4

Florencia Di Marco - Violada y asesinada

11/4

Silvina Nuñez- Violada y asesinada

12/14

Ornella Dottori - Violada y asesinada

Antonia Ríos - Violada y asesinada

14/4

Lucía Hoyos - Asesinada

15/4

M. Adela Duarte - Asesinada

16/4

Gabriela Barceló - Asesinada

17/4

Noemí Salvaneschi - Asesinada

Cielo Torres - Violada y asesinada

18/4

Paulina Portillo - Asesinada

Cristina Sandoval - Asesinada

19/4

M. Esther Ramírez - Asesinada

20/4

Alejandra Polizzi - Asesinada

21/4

Marina Vedia Durán - Violada y asesinada

Malvina Noelia - Violada y asesinada

23/4

Silvia Morales - Asesinada

24/4

Carmen Solís - Asesinada

25/4

Tamara Córdoba - Asesinada

26/4

Mayra Díaz - Asesinada

27/4

Analía Nuñez - Asesinada

Araceli Fulles - Asesinada

 

Alicia Panero

glenn1

En el centro de la foto. El Decano de Sociales, Glenn Postolski, en la escuela itinerante de CTERA. Fuente: Twitter.

 

 

La materia Historia de los Medios a cargo de Mirta Varela (Ciencias de la Comunicación) no pudo iniciar normalmente el ciclo de clases de 2017 - que empezó hace 1 mes -  ya que la dirección de la carrera no le garantizó la estructura suficiente para funcionar. Historia de los Medios había sufrido la baja de varios docentes que siguen figurando como activos en la nómina del personal que compone la cátedra. Pero no van a dar clases, en algunos casos hace años. 

(ver nota http://www.periodismoypunto.com.ar/index.php/investigaciones/223-docentes-de-la-uba-denuncian-persecucion-por-autoridades-afines-al-kirchnerismo-vaciamiento-de-una-catedra-y-manejo-irregular-de-fondos-publicos).

Fuentes consultadas que trabajan  en la UBA aseguran que el manejo discrecional de sueldos -y fondos públicos-  funciona como un sistema de premios y castigos.  Castigo a quién no esté alineado a la conducción K y premio, por supuesto, a quién acate todo sin cuestionamiento.

Hace mucho que la Facultad de Ciencias Sociales (UBA) fue colonizada por el kirchnerismo.  Su gestión no sabe responder a los conflictos - y delitos -  que denuncian docentes y estudiantes. El Director de Cs. de la Comunicación, Diego de Charras, se pasea por los actos kirchneristas de "resistencia" y se lo puede ver en fotografías con los ex-funcionarios icónicos del gobierno pasado. Por su parte, el Decano  Glenn Postolski se muestra en la escuela "itinerante" armada por CTERA, en medio del conflicto docente con el macrismo. No son datos negativos en sí mismos. Pero cuando la militancia mal interpretada se transforma en el látigo ideológico que persigue a quién piensa distinto, y más grave aún en una casa de estudios tan prestigiosa como la UBA, se empieza a divisar un gran problema que afecta a la educación y a la libertad de pensamiento, fundamentales en la democracia.

 

diegocharrasguitarra

De Charras, Director de Cs. de la Comunicación. Fuente: Facebook.

 

Mientras organizan la mentada lucha contra el presidente Mauricio Macri, la facultad naufraga y la libertad se extingue. El caso de la materia que no arrancó es sintomático.  

Docentes que figuran activos en la cátedra y cobrando pero que no concurren a dar clases y ya no forman parte de grupo que dicta la materia, y con pleno conocimiento del Director de Charras, no son retirados de los registros de secretaría académica por razones "administrativas" durante años. Provocando así el vaciamiento  - que parece intencional - de una materia que no puede empezar el 2017. Casualmente, o causalmente, su titular a cargo, Mirta Varela, viene denunciando hace tiempo los manejos turbios en las designaciones de cargos, en el manejo de fondos públicos y  la transformación de Sociales en un bunker K.  

En el descargo de De Charras ante este conflicto, sostiene que "las docentes se encuentran preparando el dictado de otra asignatura para el segundo cuatrimestre", es decir, los que salieron de la cátedra Varela cumplen "otras" funciones. Lo que no puede explicar es por qué aún siguen figurando en los registros oficiales de la composición de cátedra de  Historia de Los Medios. Son los casos, entre otros, de Ana Broitman, Paola Margulis y Mariano Mestman. Errores solucionables en 5 minutos, con un abrir y cerrar de ojos en la era digital, duran un poco más para la dirección facultativa.

DOCUBA

Registro de 2017 de la secretaría académica.

 

A pesar de las desmentidas en los comunicados de De Charras, que distribuye por canales  institucionales - y evita que salga a la luz pública el tema -, no puede explicar la concreta pérdida de la autonomía del espacio de estudios con la utilización de las instalaciones de la facultad para actos político - partidarios. Tampoco garantiza el acceso a la información pública al no transparentar cuál es la lógica en la administración de los sueldos y presupuesto.   

"La única verdad es la realidad" es la frase que alguna vez dijo el líder político  que inspira a toda una generación de militantes que usan Iphone y dice defender la industria nacional, se desviven por el dinero y el poder para su beneficio  y defienden un relato que sólo se encuentra en su imaginación.

 

 

La única verdad es la realidad.

Sebastián Turtora

 

adoc2

El muro del colegio cordobés durante los actos.

 

En la capital de la Provincia de Córdoba, en el Colegio Privado Instituto Escuti, perteneciente a la comunidad religiosa de la Sagrada Familia, los padres del nivel primario sostienen que a raíz de una serie de hechos que se vienen sucediendo desde la conmemoración del 24 de Marzo, la comunidad educativa en su conjunto (padres, docentes y colegio) se diluyó.  Se vienen realizando una serie de reuniones con padres del nivel primario y autoridades del colegio, debido a la preocupación por lo que consideran “adoctrinamiento”. Hugo Chávez, dictadura y graves imposiciones a menores de edad. 

El Colegio Escuti es un colegio misionero, tiene subvención estatal, y por esa premisa de misionar, recibe en cada uno de sus grados y cursos a jóvenes de los barrios más pobres cercanos al mismo. Eso lo alumnos lo comprenden y la integración es total. Nos preguntamos donde está el límite entre el contenido social que deben impartir las escuelas y el adoctrinamiento de una línea política. A lo largo del paro docente, más contundente en la Provincia de Buenos Aires, los medios han publicado dibujos, escenas en las que los estudiantes han sido protagonistas de prácticas de simulacros de hechos ocurridos en la dictadura o referidos al desalojo de la escuela itinerante en la plaza de los Dos Congresos en la Ciudad de Buenos Aires.

La alerta comenzó en la conmemoración del 24 de Marzo cuando se colocaron fotografías de militares en un mural y se hizo pasar a los alumnos de primaria a tachar con rojo a quien vestía uniforme, en recortes de diarios y revistas. Al colegio concurren hijos de militares, incluso nietos de veteranos de Malvinas, que sin muchas explicaciones volvieron a sus casas sin entender por qué tenían que tachar imágenes donde había gente que se vestía y trabajaba como sus padres o abuelos, de quienes les habían dicho “eran los malos”. El afiche desapareció del colegio, pero quedó el que evoca a los 30 mil desaparecidos, según sostienen las organizaciones de derechos humanos. No está permitido que padres permanezcan en los actos de entrada y salida, en la formación general, por lo que los alumnos contaron que se hacían minutos de silencio para evocar al Comandante Hugo Chávez, y que a veces se izaba la bandera a media asta sin tener muy claro por qué, porque el comandante estaba en el cielo.

Los acontecimientos provocaron la reacción de los padres de primaria, cuando luego de que se prohibiera la instalación de la escuela itinerante en el Congreso, los docentes se adhirieron al paro, y la vicedirectora explicó a los niños que lo hacían porque “la policía por orden del presidente había pedido que le pegue a sus seños”.

A la institución concurren hijos de policías, algunos de 5 y 7 años que volvieron llorando a sus casas cuestionando a sus padres si le habían pegado a la señorita de sus aulas. Las redes sociales fueron espacio de discusión, hasta que los padres se organizaron y pidieron explicaciones al colegio. La respuesta, una nota que pregona los valores cristianos, de la Iglesia y de la institución, pero nada respondía sobre los hechos que los niños venían narrando en sus casas. Se cursaron denuncias al Ministerio de Educación de la Provincia de Córdoba, a cargo de Walter Mario Grahovac, a la Dirección Provincial de Escuelas Privadas, a la Dirección de escuelas Católicas y al Arzobispado de Córdoba. Los padres sostienen la necesidad de que los niños sean educados en valores, como la solidaridad, respecto de la democracia en conceptos que ellos puedan comprender, como lo son la libertad, pero no el adoctrinamiento premeditado que parte de la bajada de línea del Director de los  tres niveles, jardín, primaria y secundaria del Colegio Escuti, Sergio Martino.

 

ADOC3

Colegio Escuti, provincia de Córdoba.

 

En una reunión que tuvieron los padres de toda la primaria con él, no negó los hechos narrados al principio de esta nota, sostuvo que no eran de contenido político y que los niños recibían información “sesgada” en sus hogares respecto de esos temas. Los sacerdotes, que intervienen poco en las actividades de la comunidad educativa, se mostraron sorprendidos, su misión es sólo evangélica. En la reunión había padres policías y militares, muy  enojados, porque se consideran hombre y mujeres de democracia, que se han visto obligados a dar explicaciones a sus hijos por hechos que no han cometido.

A Sergio Martino se le hizo saber que habrá padres de ahora en más, tanto a la entrada como a la salida del colegio, para controlar qué se les dice a los niños, ya que en una oportunidad hizo pasar a hijos de profesionales, abogados, médicos, farmacéuticos y empresarios y los señaló diciendo “bueno, ustedes saben que están en este colegio porque sus papas tienen plata, y pueden pagar la cuota, y a nosotros no nos alcanza para mandar a nuestros hijos a este colegio”.  Estupor, fue lo que esto generó en los padres.

Los contenidos impartidos el 2 de abril estuvieron apuntados al accionar de la dictadura, nada se les dijo de los jóvenes que dieron su vida por la patria. Fue una guerra equivocada, pero los afiches que se hicieron no apuntan al homenaje. ¿Pueden con ocho años evaluar esos conceptos?. Hay muchas maneras de evocar la guerra, salvando historias que les den ejemplos de paz, de superación y grandeza, a los ocho años, es lo que se debe priorizar.

La escuela se adhirió a ochos  días de paro, de los cuales cinco permaneció cerrada, ante la queja de los padres, los tres días que estuvo abierta, se hizo trabajar a los chicos en cartelería sobre la dignidad de los docentes.

Un claro ejemplo de manipulación, adoctrinamiento. La comunidad educativa del Colegio Primario Escuti está rota, señalan los padres, y responsabilizan de esto a Sergio Martino y las directivas de primaria, y algunas maestras de confesa militancia kirchnerista que siguen su línea política, ya que en el secundario con otras autoridades esto no ocurre.

La comisión de padres dio un plazo de 2 meses a las autoridades del colegio para que cambien este tipo de prácticas, que los estudiantes no reciban contenidos políticos de ninguna clase, y se prime la calidad educativa que está en franca decadencia. Señalan que no se usan libros de texto, el nivel académico primario va en caída libre y los de sexto grado no saben dividir. Claro, las horas de clase se ocupan para impartir contenidos políticos.

Un grave caso, en el que las autoridades deben intervenir de manera urgente. No hay derecho a sesgar la libertad de los chicos a crecer y educarse, justamente en libertad. El adoctrinamiento a menores de edad es  una actividad delictiva.

Hay que dejar clara la responsabilidad de la Iglesia en estas cuestiones, en colegios que están bajo su órbita, la misión Evangélica no exime de responsabilidades a la comunidad religiosa.

 

 

Alicia Panero

 

nestorK

 

Las 9:15 AM fue la hora anunciada oficialmente como la de la muerte del ex presidente Néstor Carlos Kirchner en el hospital, luego de ser trasladado desde  su casa de Los Sauces en el Calafate, Santa Cruz. Cómo fueron las últimas horas del político que nunca dejó el poder. El misterio del golpe en su rostro y el ataúd. El desconsuelo de CFK.

Más temprano, un empleado de la Fuerza Aérea que prestaba servicios en el Aeropuerto de la ciudad recibió un llamado de Buenos Aires, “algo paso en la casa del presidente, ándate a la clínica y espéralos ahí”. Calafate es un lugar pequeño, el  efectivo abandonó el mate que se estaba preparando para disfrutar del feriado por el Censo Nacional de Población y Hogares 2010 que se realizaba ese 27 de Octubre. Era un día despejado. Llegó al hospital Distrital José Formenti, cuando la ambulancia matricula DRW 071 ya había recorrido las siete cuadras que separan la casa de los Sauces del modesto y poco complejo hospital local. Entraba por la zona de emergencias por la Calle Simón Bolívar, por donde se coló el empleado del aeropuerto, justo en el momento en que bajaban la camilla con el expresidente inconsciente. Precedido por una Cristina de anteojos enormes oscuros, que no ocultaban del todo su rostro desencajado.

No recuerda bien los horarios, pero de todas las conjeturas y leyendas que se tejieron luego en torno la muerte, es de lo único que duda. El vio muerto, sin saberlo en ese momento, al ex presidente. No vio sangre, ni golpes ni traumas. Eso lo jura por la vida de sus hijos.

Y esto coincide con la versión de un periodista local, que volvía de cubrir un fuerte choque producido en la entonces Avenida Libertador y Ernesto Leman. De regreso a la radio, y al pasar por la escuela 9 y el Hotel Los Álamos, se cruza con una ambulancia y tres camionetas de alta gama pegadas detrás. Guillermo Pérez Luque siguió la caravana y la vio detenerse en la dársena de guardia del Hospital Distrital, donde ya estaba parado el hombre del aeropuerto, y vio abrirse las puertas de la ambulancia, bajar a Cristina con sus enormes anteojos negros y reconoció a Néstor que yacía en la camilla.

“Una expresión de enorme soledad” , es lo que para el empleado de la Fuerza Aérea  había en esa cara empalidecida, por causa de lo que se sabría después, un infarto masivo y un paro cardiorrespiratorio no traumático.

Dentro del hospital, y ya anunciado el deceso, alguien del pequeño entorno que se encontraba en ese momento, le dio a sostener unas botellas de agua marca Evian, y le dijeron que la cuidara. Era el agua que tomaba la presidente Cristina Fernández, ya viuda en ese momento.

Un tiempo más tarde, de un horario que nuestro testigo recuerda poco, el cuerpo de Néstor fue trasladado por la misma ambulancia a la casa de Los Sauces, y él con el agua a cuestas, lo siguió. La presidente se despidió en la intimidad del cuarto, dónde con su atuendo de dormir Néstor se había desplomado, fueron largos minutos en soledad, mientras en la planta baja de la casa, ya algunos funcionarios y políticos locales daban vueltas en silencio consternados.

De los horarios duda todo Calafate, incluso la agencia de noticias OPI Santa Cruz, asegura haber emitido la noticia de la muerte a las 8:40 AM. Dato anecdótico, o propio del secretismo y el hermetismo que rodeó siempre la vida privada de la familia presidencial. Sumada la sorpresa, las presiones y las versiones que se echaron a rodar respecto de la causa de la muerte, no resulta nada extraño. Para entonces un fuerte operativo de seguridad rodeaba a unos doscientos metros la casa de la familia Kirchner, formada por efectivos de Gendarmería Nacional y Prefectura, para mantener la privacidad del momento.

La cena, la última, el 26 de Octubre, habría sido en compañía de Lázaro Báez y su esposa, que se habrían retirado de la casa de Los Sauces apenas pasadas la 1:30 de la madrugada. Si bien no hubo explicación oficial de por qué las exequias del ex presidente se realizaron a cajón cerrado, se cree que fue por decisión de su hijo Máximo , que llegó procedente de Gallegos alrededor de las 11 AM.  Si bien el diario Perfil público unos días después que lo que no querían era exhibir un golpe que el ex mandatario sufriera cuando tuvo el infarto, el testigo del aeropuerto nada vio en el rostro de Néstor, que le indicara tal cosa, n tampoco el periodista. Aunque esto fue dado por cierto por en “Los Platos Rotos” de Diego Cabot  y Francisco Olivera. “Cuando se desplomó sobre una mesa de luz —el golpe le provocó una herida profunda en el rostro— Kirchner estaba con el atuendo con que solía dormir: camisa, calzoncillos, medias. En un esfuerzo desesperado, su mujer lo había subido a la cama. “

Buscaban un ataúd similar al de Juan Domingo Perón, pero Cristina desistió de esa idea cuando apareció uno que considero digno, en una funeraria de Rio Gallegos, cuyo propietario era compañero de colegio del expresidente. Se han hecho especulaciones respecto de las medidas del ataúd, sobre si estaban los restos o no, sobre si fue trasladado a Buenos Aires o no.

Los empleados de la funeraria explicaron que la decisión de cerrar el ataúd fue estrictamente familiar y común, que nada llama la atención, sucede con frecuencia y es algo incuestionable ya que se trata de la voluntad de los deudos. El protocolo nada refiere al respecto.

El cofre era el que estaba disponible y si media algún centímetro menos, como se especuló, nuestro testigo privilegiado, que sostenía el agua  de Cristina, vio entrar un ataúd y salir el mismo. Esto de ser así, rompería con la leyenda de la muerte violenta, del cajón vacío, y de tantas especulaciones originadas por una decisión, que al parecer fue estrictamente familiar.

En la casa de Los Sauces,  el cuerpo del ex presidente  esperaba por  la funeraria, que lo llevaría directamente al Aeropuerto para ser trasladado a Rio Gallegos. Debían esperar el arribo de Florencia que estaba en viaje desde Nueva York, donde se encontraba por entonces cursando sus estudios de cine.

El mismo hombre que había sostenido el agua, se retiró de la casa y fue a organizar el arribo de los vuelos que llegarían al Calafate.  Recuerda que tuvo que hacerse cargo del operativo, a pesar de que ya por entonces la Fuerza Aérea no tenía a su cargo el tránsito aéreo, y lo atribuye a la conmoción, la improvisación, y a que todos tomaron sus aviones y partieron al Calafate a acompañar a Cristina en el momento más duro de su vida.

El Aeropuerto Comandante Armando Tola, inaugurado por el propio Néstor el 17 de noviembre del 2000, cobró un ritmo frenético de arribos que sólo pudieron organizarse por la presencia del hombre de la Fuerza Aérea. Funcionarios  y amigos llegaban en aviones oficiales y alquilados. O propios, como el primero en llegar, Cristóbal Manuel López, en su moderno The Havilland, adquirido poco más de un año antes, y cuyos pilotos han sido ex pilotos de la Fuerza Aérea en algunos casos. El mismo avión que lo llevaría a visitar el mausoleo construido por Lázaro Báez, en el quinto aniversario de la muerte de Néstor Carlos Kirchner, en 2015. Al momento de ser trasladado desde el Calafate a Rio Gallegos, en ese mismo aeropuerto, nuestro hombre volvió a estar cerca de la Presidente Cristina Elisabet. La notó quebrada, sus hombros caídos vistos desde atrás por el hombre del aeropuerto, le daban esa impresión. Repetía lo que repitió en el hospital “no podes hacerme esto”. El espectador privilegiado tomó dimensión de la soledad en la que se quedaba la mandataria. Sin especulaciones respecto de si lloró de amor, de pena, de miedo, la vio llorar desgarradoramente, y según él, que la había visto muchas veces, en esa ocasión, la vio humana, como pocas veces se la vio.

Myriam Quiroga, ex secretaria y compañera de Néstor Kirchner, como ella se define,  no puede asegurar que los hechos hayan sido del modo que lo relata el empleado del aeropuerto de Calafate. Hay tantas versiones, dice, ésta puede ser una más, y aporta que por esa época había un funcionario de ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), de apellido Fonseca, a cargo. Hecho que no desmiente lo relatado por nuestro testigo puesto que él señala que se vieron sorprendidos para organizar el operativo, no que no hubiera un empleado. No encontramos para testimonio de esta nota, al tal Fonseca, probablemente no quiera hablar, porque todos temen hacerlo.

Quiroga señala que ese día no dejaron participar a la policía de la Provincia. “No era cualquier persona, era el ex presidente de los argentinos, y lo dejaron allá exiliado, pero bueno es mi sentimiento. No puedo asegurar que esta versión sea la verdadera, pero es una historia más. Yo también busco la verdad, creo que nos llevara años dar con ella”.

Alicia Panero

Página 5 de 39

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter