censurado

4580 días después, CFK y el “periodismo militante” pidieron por un país sin censuras

El increíble cinismo de la ex prensa oficialista y el recuerdo de la desaparecida FM Identidad, un año después de su abrupto cierre.

El 11 de diciembre, la ex Presidenta de todos y todas publicó en su facebook que esperaba una Argentina “sin censuras, sin represión, espero una Argentina más libre que nunca porque la libertad de que hemos gozado los argentinos, y esto no es una concesión, por favor, esto es el derecho del pueblo a expresarse a favor y en contra de cada gobierno, porque esa es la esencia de la democracia”. Después de inventar cualquier excusa para no estar presente en la asunción de Mauricio Macri, Cristina volvió al sur tratando de convertirse en reina de la oposición. Devenida en calabaza encabeza una increíble campaña de resistencia a vaya saber qué cuyo objetivo es la victimización. Por ese sendero, los panelistas de 678, exigieron libertad a las nuevas autoridades de los medios públicos y deambularon por los canales de televisión quejándose de persecución, censura y de una campaña para “deteriorar la imagen de la Presidenta Kirchner” según Edgardo Mocca.

http://www.plazademayo.com/mediosyopinion/?p=22973

maxresdefault

Es increíble como los supuestos colegas que callaron cuando se cerraban radios y se silenciaron voces, apelan a la libertad de expresión cuando hace 6 años que, sistemáticamente, son la única voz de la verdad desde los medios públicos. La pelea de fondo, más allá de los discursos, es un contrato millonario por $2.455.111,30 por mes y un plus adicional por las cuatro emisiones de los domingos por $533.952. Una suma considerablemente alta para los 2 puntos de promedio que tiene el programa producido por Diego Gvirtz en el que el canal estatal pone, además, los costos de “los fierros”. La suma anual supera los 35 millones de pesos más las ganancias por pautas publicitarias –en su gran mayoría oficiales y de organismos públicos-. Un negocio redondo para un programa de propaganda basado en el archivo.

Otro gran negocio del kirchnerismo fue apelar a la pluralidad de voces mientras callaban a un sector considerable del periodismo argentino. Esta semana se cumple un año de la desaparición de FM Identidad. Recuerdo que Martín Sabbatella, titular del AFSCA, apeló a su cinismo para hablar del tema. Dijo que no se trataba de una transferencia –pues hacerlo en su totalidad implicaba un delito- sino que la radio cambiaba su nombre por el de Vorterix. Casualmente, en pocas horas, la programación de la radio periodística con un fuerte contenido de programas opositores al kirchnerismo, fue reemplazada por los programas de Mario Pergolini y compañía. Vorterix aumentó, sin autorización previa, su potencia mientras el ex niño rebelde les mentía a sus oyentes al decir que no existía ninguna ilegalidad y que desconocía lo que pasaba con los trabajadores de FM Identidad que quedaban en la calle. A los de FM Identidad nadie les dio una explicación. Sabbatella, el funcionario que está atornillado a su cargo se justificó: “No podemos meternos en los contenidos”. 12 meses después, Marcelo Gioffre, abogado de los periodistas de la extinta radio, explica a Perfil.com que “se han iniciado los juicios y el proceso de contestación de demanda a Vorterix, Zirma SA –firma del vendedor- y a Jorge Cassino”. Éste último explicó cómo y cuándo censuraría mi programa, Ahora es Nuestra la Ciudad, al aire y con total impunidad. https://www.youtube.com/watch?v=DY0MUOw4M84

La noche en que no me dejaron ingresar a la radio, estuvimos cinco horas en la comisaría cercana a Florida 955 –donde funcionaba FM Identidad- junto con los periodistas Silvina Márquez, José Stella, Flavio Meli y Sebastián Turtora realizando la denuncia correspondiente por discriminación. El periodismo autodenominado militante miró para otro lado. Estaban acostumbrados al silencio y al cinismo del falso pluralismo. Festejaban los chistes del ex jefe de gabinete, Jorge Capitanich, que un día rompía un diario y al siguiente llamaba “marmota” a un colega de Clarín en un fabuloso juego de palabras con Fernando Carnota. Justificaban despidos de C5N como el de Débora Plager o demonizaban a Juan Miceli sólo por preguntar y “hacerle el juego a la corporación mediática”. A Juan Pablo Suárez, detenido en Santiago del Estero 10 días por sedición- lo ignoraban al igual que al cierre de FM News de Río Gallegos o el apriete a Germán Sasso para que rebelase sus fuentes en Bahía Blanca. Es que quemar una radio en Formosa no implicaba un ataque a la libertad de expresión, según afirmaba descaradamente otra "colega" que vivió las mieles de la "década ganada"

Fueron 4580 días en que muchos se acostumbraron a que un grupo de barras bravas vinculados al ex lopezrreguista, Adrián Amodio, –devenido en ultra K- podía voltear una antena para sumarle potencia a su Radio “Cooperativa” y no pasaría nada. Tampoco si limpiaban de un plumazo a Gabriel Levinas y, cuando no, a mi programa porque “el 2011 es para recaudar y ustedes no tienen padrino político”. Eran días en que las listas negras existían así también como las blancas y Fernando Braga Menéndez admitía en radio que le llevaba a la Presidenta “la lista de los 40 tipos que hablan sistemáticamente mal de Cristina todos los días”. Eran años en que la AFIP le caía al Diario Hoy por investigar a Ricardo Echegaray o que las cuentas oficiales de las redes sociales de los principales funcionarios y organismos públicos bloqueaban a ciudadanos por pensar distinto y expresarlo.

Fueron los 4580 días en que trabajadores de Telam denunciaron “persecución política, gremial y laboral” y en que una orquesta de Radio y Televisión Argentina fue despedida por pedir, simplemente, mejores condiciones de trabajo. El gobierno que denunciaba el trabajo en negro del sector agrario tercerizaba como nadie. Víctor Hugo Morales intentaba convencer al aire, a la delegada de la orquesta, que la víctima era el empleador. Eran años en que los padres llevaban a sus hijos a escupir las fotografías de los rostros de las figuras del periodismo “corporativo” y “antipatria” y en que Hebe de Bonafini enjuiciaba al periodismo cómplice de la dictadura. Lo hacía mientras evitaba dar explicaciones en la justicia por la megaestafa a los trabajadores que se quitó de un plumazo de Sueños Compartidos.

María Luján Batallán, ex conductora de FM Identidad, recuerda que “el traspaso de la radio nunca quedó claro y Sabbatella fue cómplice”. Ese 2014, Gustavo Mura se presentó dos veces en el Congreso de la Nación a denunciar censura. Lo echaron de C5N y después se quedó sin aire en FM Identidad. No solo eso. El ex secretario de Seguridad, Sergio Berni, pidió su cabeza en la oficialista Radio 10. Lo dejó sin aire. Entre risas, Mura le dijo a Perfil.com “es como que te quiten el tubo de oxígeno a 300 metros de profundidad, te ahogás, te sentís impotente". Así fueron los 4580 días en que el kirchnerismo ignoró la censura.

Por Luis Gasulla

@luisgasulla

Perfil.com

Cristina Kirchner 635x326

Escucha por primera vez la voz de Carmen Reyes, la confidente de CFK

“Acá comía Néstor Kirchner sus churrascos con puré de calabaza con Miriam Quiroga y con mi difunto esposo, Carlos Oscar Alsogaray”. Así se presenta Carmen Reyes (75), nacida en La Rioja, enfermera, de origen humilde y peronista aunque “no kirchnerista”. Carmen fue una de las primeras mujeres en poblar, hace 50 años, Caleta Olivia, provincia de Santa Cruz. El único periodista que la había entrevistado, hasta ahora, era Franco Lindner para su libro “Los Amores de Cristina” y Revista Noticias. Confidente de la ex Directora de Documentación de Presidencia de la Nación, Reyes toma un vaso de agua fría antes de comenzar a dialogar con Perfil.com durante 90 jugosos minutos:

 

Especial para Perfil.com

 

¿Por qué habla ahora?

No tengo nada que perder. Cristina sí – Cristina es la Presidenta de la Nación-. Porque conozco a los Kirchner desde antes de que se llevaron puesta a la provincia. Cristina es inteligente pero no lo aprovechó para sacar al país adelante, al contrario, lo hundió, nos arruinó a todos. Si Néstor hubiese seguido no hubiésemos llegado a esto. Si tuviese la oportunidad, se lo diría en la cara.

Ingreso a una antigua casona sobre la calle Boedo al 900, en el barrio de Almagro, el departamento que visitaba entre dos y tres veces por semana, Néstor Kirchner, antes de llegar a la Presidencia de la Nación. Eran los últimos meses del 2002 y el gobernador santacruceño estaba nervioso…

“A Néstor lo vi llorar en los brazos de mi marido –Alsogaray tuvo una empresa de seguridad con más de 1600 hombres a su cargo y respondía, directamente de Kirchner y de Jorge Milton Capitanich en sus tiempos como senador. También fue muy amigo de la familia del dirigente del PRO, Federico Pinedo-. Mi marido lo acompañaba a Néstor en la campaña, lo cuidábamos con las comidas porque él tenía un problema intestinal como mi marido. Venía acá y Miriam lo apoyaba, respaldaba, lo escuchaba cuando nadie lo hacía”.

¿Por qué lloraba Kirchner?

“Por Cristina. Por los problemas que tenía con ella. Porque era un matrimonio que, cuando ganó en el 2003 aunque en realidad gana porque se baja Carlos Menem, discutían mucho”

Sin embargo estuvieron juntos siempre…

Lógico. Le convenía a los dos. Néstor encontró en ella un comodín para poner y sacar. Ella encontró en Néstor el apoyo para llegar adónde quería llegar.

Cuando fue la campaña del 2011, los tres años de luto, el vestido de negro y la Fuerza del Amor, ¿les creía?

¡Mentira! ¡Mentira! ¿Usted sabe de qué murió Kirchner? ¿Alguien vio su cuerpo? Los argentinos teníamos derecho a ver a nuestro Presidente, como vimos a Perón, Evita, Alfonsín. ¿Murió por una enfermedad normal o murió porque lo murieron? Si quiere poner, póngalo. El país se merece una explicación. ¿Cómo se dejaban maltratar por “esa mujer”? Yo sé porque se lo digo.

¿Cuándo fue la última vez que lo vio a Néstor Kirchner?

Cuando le entregaron la banda presidencial. Fuimos todos a la Casa de Santa Cruz. No se olvide que con nuestra empresa de seguridad trabajamos con Techint, en el Ceamse, la reserva ecológica y conocíamos a todos. Esa noche Néstor dijo: “Ganamos, somos los Monto”. Mi marido me agarró y me dijo: “Vámonos de acá”.

¿Habló con ellos de los ´70? ¿Ellos llegaron a Santa Cruz huyendo de la dictadura?

¡Mentira! (la mujer se enfurece). Nunca fueron Montoneros. Nunca.

Cristina, en medios internacionales, llegó a decir que había sido una detenida-desaparecida…

¿Quién la iba a perseguir? Si la llevan, la devuelven a los cinco minutos…Acá hay mucho para contar, los bolsos de plata existieron. Vinieron de Santa Cruz con agujeros en los bolsillos y se hicieron ricos en el poder. Los conozco a todos. A todos.

Por Luis Gasulla

@luisgasulla

senorx 400x400

 

Mi primer almuerzo con el “Señor X”

Crónicas desde el recontraespionaje. Humor e historia

Nunca sabré si fue él o yo. Quién se acercó a quién. Pero el Señor X siempre estaba un paso adelante mío. ¿Qué digo uno? ¡Cien! No había forma de alcanzarlo. La primera vez que lo ví no sabía exactamente con quién me encontraría. Pero X resultó ser X. Amable comencé a preguntar. Por eso amo lo que hago. Pero no es tan sencillo preguntar cuando la marea de información te inunda. Cuando los nombres, datos, hechos, contextos y anotadores resultan ser infinitos. La mente suele ser más veloz que la pluma. O no. El señor X rastrea personajes, recuerda leyendas y se cuida al máximo de que nadie sepa de su existencia. Como un ser que todo lo ve, que todo lo sabe, divisa el peligro antes de que ocurra. Le quita la batería a un celular, destapa su propia botella de agua impidiéndolo que lo haga un mozo, mira para todos lados y revisa, disimuladamente, a su interlocutor para no ser traicionado. Paradójicamente, el hombre aleja a la tecnología de la que se provee. En quince minutos puede asesorar a un ministro, colocar a un funcionario, editar una tapa del Gran diario Argentino como tapar un escándalo. El Señor X nunca está desnudo. Coquetea con una bella mujer, sabe cómo hacerlo. Es inteligente y abusa de la contrainteligencia. Se anticipa. También se choca, sus revelaciones se contradicen y sus pronósticos resultan errados. “Lo hice para despistarlos”. “Sos como los bebés, ¿querés papilla o comida?”, pregunta socarronamente. Mutante, los lugares de encuentro son variables como su vestimenta. De un importado traje a unas zapatillas mugrosas con una gorra de beisbolista para que, en una esquina, una pareja de ancianos lo mire con desprecio.

El señor X va por la vida sin preocupaciones. Llamativamente, maneja un mundo de información. “Sé lo que hiciste el verano pasado”, escupe como si fuese el título de una película de terror destinada al público adolescente. Hombre de constantes consultas se mueve con destreza en el ambiente. ¿Cuál de todos?, le pregunto mientras intento sacarle la información que fui a buscar. Siempre me llevo algo nuevo, algo distinto, algo que me termina intrigando mucho más. Las preguntas no son respondidas. Las preguntas se multiplican. “Labura papá”. El señor X me manda a trabajar mientras toma vino y disfruta de un exquisito postre con frutas y helados varios. ¿Quién paga? Paga el señor X. Pagamos todos. Paga usted y yo también.

mauricio macri presidente 2124382w620

Escribe Christian Sanz Secretario Gral de Redacción Mendoza Post 

Foto créditos La Nación

La dura y elocuente derrota de Mauricio Macri por sobre Daniel Scioli, tendrá efectos que superan lo imaginable. Algunos son obvios, otros no tantos: por caso, la derrota envalentonó a los capitostes del PJ tradicional que venían mostrando obvia incomodidad para con el kirchnerismo.

Para entender el cisma que viene, hay que prestar atención a puntuales causas judiciales, las cuales cobrarán reimpulso aún cuando hoy parecen paralizados.

Uno de ellos es el que lleva adelante el juez Claudio Bonadío, relacionado con presuntos sobornos en la importación de gas. En ese contexto, no casualmente decidió el magistrado allanar el Ministerio de Planificación Federal y las empresas estatales Enarsa e YPF el mismo día que se conmemoraba con dolor un nuevo aniversario del atentado a la AMIA, el pasado 18 de julio.

Otro expediente que avanzará es el de Hotesur, que en unas semanas el juez Daniel Rafecas va a reimpulsar, para enojo de CFK.

Pero hay otra causa aún más elocuente de lo que vendrá, que impulsa su colega Ariel Lijo: es la que busca determinar si los laboratorios medicinales que traficaron efedrina aprovecharon la campaña política del Frente para la Victoria en 2007 para blanquear dinero.

Una campaña bajo sospecha

Lijo tiene en su poder un documento determinante y elocuente: un dictamen de los peritos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que da por probado el hecho.

Con ese informe en sus manos, el juez irá por Cristina luego de que pasen las elecciones. Bonadío hará lo propio con el expediente Hotesur, tal cual le juró en reserva a la denunciante, Margarita Stolbizer.

El juez Lijo sospecha que se habría violado la ley 25.246, al tiempo que abriga la posibilidad de que hubiera habido encubrimiento de la procedencia de activos —del artículo 278 del código de rito—. También podrían darse otras figuras penales como asociación ilícita, falsificación de documentos públicos y privados, falta a los deberes de funcionario público, recepción de coimas y dádivas, malversación de fondos públicos y hasta contrabando simple.

Al documento de la Corte, debe sumarse un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF) de principios del año 2010 que también está en poder del juez. Allí también se vincula la campaña del año 2007 con puntuales empresarios investigador por tráfico de efedrina.

Por caso, en ese documento, donde aparecen oportunos Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS), se desnuda cómo el empresario Néstor Lorenzo hizo una serie de aportes en efectivo a la campaña ad hoc por un total de 2 millones ochocientos mil pesos, entre octubre y noviembre del 2007.

Como sea, según reveló oportunamente diario Perfil, un grupo de jueces se reunieron en Puerto Madero para ponerse de acuerdo entre sí y avanzar en causas de corrupción contra el kirchnerismo. Quien coordinó ese ágape es un operador cercano a Eduardo Duhalde, a quien, dicho sea de paso, el gobierno acusa por impulsar disturbios de cara a diciembre de este año.

Uno de los magistrados que estuvo allí explicó a Perfil con crudeza: “Acá (en tribunales) hay una sensación de que este Gobierno se terminó”. Luego del próximo domingo, ello será algo más que un dogma de fe.

Concluyendo

Cristina está preocupada, no solamente por el avance judicial sobre sus cuentas, sino además por la imposibilidad de operar sobre la justicia Federal.

Su otrora operador, el auditor Javier Fernández, quedó desactivado luego de que el 5 de octubre de 2011 alguien tiroteara su automóvil. Ocurrió mientras transitaba desde su casa hacia sus oficinas en el microcentro porteño.

Esa mañana, Fernández fue interceptado por un vehículo, desde el cual habrían disparado “a matar”, según detalló un peritaje hecho por Gendarmería nacional.

Lo curioso del hecho es que, hasta el día de hoy, el auditor insiste en asegurar que lo que le pasó es, ni más ni menos, que la cara más feroz de la interna del PJ.

Como dijo alguien alguna vez, “en política las casualidades no existe”.

Por Christian Sanz

 

07poc

El Director de REunión Interior de la ex SIDE, Fernando Pocino, habría renunciado en la tarde de ayer. Según nuestras fuentes dentro de los servicios, el hombre que supo custodiar una protesta de trabajadores despedidos de Sueños Compartidos -tal como se ve en la foto- presentó su renuncia tras publicaciones del diario Clarín del domingo en el que se lo vinculaba con la muerte de Alberto Nisman.

El nombre de su ex mujer, Silvia Tomalini, sumado a la publicación en redes sociales de diversas fotos suyas por un viejo conocido, Iván Velázquez, habrían provocado tal decisión. "REnunció Pocino" alertó una fuente a las 12 de la noche. La información pudo ser chequeada por Periodismo y Punto.

El entrecruzamiento de llamadas de su entorno con César Milani posterior a la muerte de Nisman y la salida del país de Jaime Stiuso, sumado al cambio de gobierno, fueron los motivos de su salida aún no confirmada oficialmente.

La interna en "la casa" está al rojo vivo. Esto es solo el principio. "Te vas ahora porque yo quiero que te vayas... a la hora que quiera te detengo" tuiteó hace 7 horas Velázquez desde algún lugar de Uruguay.

Habrá más información con el correr de las horas

 

 

 

 

 

Página 45 de 46

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter