nestorK

 

Las 9:15 AM fue la hora anunciada oficialmente como la de la muerte del ex presidente Néstor Carlos Kirchner en el hospital, luego de ser trasladado desde  su casa de Los Sauces en el Calafate, Santa Cruz. Cómo fueron las últimas horas del político que nunca dejó el poder. El misterio del golpe en su rostro y el ataúd. El desconsuelo de CFK.

Más temprano, un empleado de la Fuerza Aérea que prestaba servicios en el Aeropuerto de la ciudad recibió un llamado de Buenos Aires, “algo paso en la casa del presidente, ándate a la clínica y espéralos ahí”. Calafate es un lugar pequeño, el  efectivo abandonó el mate que se estaba preparando para disfrutar del feriado por el Censo Nacional de Población y Hogares 2010 que se realizaba ese 27 de Octubre. Era un día despejado. Llegó al hospital Distrital José Formenti, cuando la ambulancia matricula DRW 071 ya había recorrido las siete cuadras que separan la casa de los Sauces del modesto y poco complejo hospital local. Entraba por la zona de emergencias por la Calle Simón Bolívar, por donde se coló el empleado del aeropuerto, justo en el momento en que bajaban la camilla con el expresidente inconsciente. Precedido por una Cristina de anteojos enormes oscuros, que no ocultaban del todo su rostro desencajado.

No recuerda bien los horarios, pero de todas las conjeturas y leyendas que se tejieron luego en torno la muerte, es de lo único que duda. El vio muerto, sin saberlo en ese momento, al ex presidente. No vio sangre, ni golpes ni traumas. Eso lo jura por la vida de sus hijos.

Y esto coincide con la versión de un periodista local, que volvía de cubrir un fuerte choque producido en la entonces Avenida Libertador y Ernesto Leman. De regreso a la radio, y al pasar por la escuela 9 y el Hotel Los Álamos, se cruza con una ambulancia y tres camionetas de alta gama pegadas detrás. Guillermo Pérez Luque siguió la caravana y la vio detenerse en la dársena de guardia del Hospital Distrital, donde ya estaba parado el hombre del aeropuerto, y vio abrirse las puertas de la ambulancia, bajar a Cristina con sus enormes anteojos negros y reconoció a Néstor que yacía en la camilla.

“Una expresión de enorme soledad” , es lo que para el empleado de la Fuerza Aérea  había en esa cara empalidecida, por causa de lo que se sabría después, un infarto masivo y un paro cardiorrespiratorio no traumático.

Dentro del hospital, y ya anunciado el deceso, alguien del pequeño entorno que se encontraba en ese momento, le dio a sostener unas botellas de agua marca Evian, y le dijeron que la cuidara. Era el agua que tomaba la presidente Cristina Fernández, ya viuda en ese momento.

Un tiempo más tarde, de un horario que nuestro testigo recuerda poco, el cuerpo de Néstor fue trasladado por la misma ambulancia a la casa de Los Sauces, y él con el agua a cuestas, lo siguió. La presidente se despidió en la intimidad del cuarto, dónde con su atuendo de dormir Néstor se había desplomado, fueron largos minutos en soledad, mientras en la planta baja de la casa, ya algunos funcionarios y políticos locales daban vueltas en silencio consternados.

De los horarios duda todo Calafate, incluso la agencia de noticias OPI Santa Cruz, asegura haber emitido la noticia de la muerte a las 8:40 AM. Dato anecdótico, o propio del secretismo y el hermetismo que rodeó siempre la vida privada de la familia presidencial. Sumada la sorpresa, las presiones y las versiones que se echaron a rodar respecto de la causa de la muerte, no resulta nada extraño. Para entonces un fuerte operativo de seguridad rodeaba a unos doscientos metros la casa de la familia Kirchner, formada por efectivos de Gendarmería Nacional y Prefectura, para mantener la privacidad del momento.

La cena, la última, el 26 de Octubre, habría sido en compañía de Lázaro Báez y su esposa, que se habrían retirado de la casa de Los Sauces apenas pasadas la 1:30 de la madrugada. Si bien no hubo explicación oficial de por qué las exequias del ex presidente se realizaron a cajón cerrado, se cree que fue por decisión de su hijo Máximo , que llegó procedente de Gallegos alrededor de las 11 AM.  Si bien el diario Perfil público unos días después que lo que no querían era exhibir un golpe que el ex mandatario sufriera cuando tuvo el infarto, el testigo del aeropuerto nada vio en el rostro de Néstor, que le indicara tal cosa, n tampoco el periodista. Aunque esto fue dado por cierto por en “Los Platos Rotos” de Diego Cabot  y Francisco Olivera. “Cuando se desplomó sobre una mesa de luz —el golpe le provocó una herida profunda en el rostro— Kirchner estaba con el atuendo con que solía dormir: camisa, calzoncillos, medias. En un esfuerzo desesperado, su mujer lo había subido a la cama. “

Buscaban un ataúd similar al de Juan Domingo Perón, pero Cristina desistió de esa idea cuando apareció uno que considero digno, en una funeraria de Rio Gallegos, cuyo propietario era compañero de colegio del expresidente. Se han hecho especulaciones respecto de las medidas del ataúd, sobre si estaban los restos o no, sobre si fue trasladado a Buenos Aires o no.

Los empleados de la funeraria explicaron que la decisión de cerrar el ataúd fue estrictamente familiar y común, que nada llama la atención, sucede con frecuencia y es algo incuestionable ya que se trata de la voluntad de los deudos. El protocolo nada refiere al respecto.

El cofre era el que estaba disponible y si media algún centímetro menos, como se especuló, nuestro testigo privilegiado, que sostenía el agua  de Cristina, vio entrar un ataúd y salir el mismo. Esto de ser así, rompería con la leyenda de la muerte violenta, del cajón vacío, y de tantas especulaciones originadas por una decisión, que al parecer fue estrictamente familiar.

En la casa de Los Sauces,  el cuerpo del ex presidente  esperaba por  la funeraria, que lo llevaría directamente al Aeropuerto para ser trasladado a Rio Gallegos. Debían esperar el arribo de Florencia que estaba en viaje desde Nueva York, donde se encontraba por entonces cursando sus estudios de cine.

El mismo hombre que había sostenido el agua, se retiró de la casa y fue a organizar el arribo de los vuelos que llegarían al Calafate.  Recuerda que tuvo que hacerse cargo del operativo, a pesar de que ya por entonces la Fuerza Aérea no tenía a su cargo el tránsito aéreo, y lo atribuye a la conmoción, la improvisación, y a que todos tomaron sus aviones y partieron al Calafate a acompañar a Cristina en el momento más duro de su vida.

El Aeropuerto Comandante Armando Tola, inaugurado por el propio Néstor el 17 de noviembre del 2000, cobró un ritmo frenético de arribos que sólo pudieron organizarse por la presencia del hombre de la Fuerza Aérea. Funcionarios  y amigos llegaban en aviones oficiales y alquilados. O propios, como el primero en llegar, Cristóbal Manuel López, en su moderno The Havilland, adquirido poco más de un año antes, y cuyos pilotos han sido ex pilotos de la Fuerza Aérea en algunos casos. El mismo avión que lo llevaría a visitar el mausoleo construido por Lázaro Báez, en el quinto aniversario de la muerte de Néstor Carlos Kirchner, en 2015. Al momento de ser trasladado desde el Calafate a Rio Gallegos, en ese mismo aeropuerto, nuestro hombre volvió a estar cerca de la Presidente Cristina Elisabet. La notó quebrada, sus hombros caídos vistos desde atrás por el hombre del aeropuerto, le daban esa impresión. Repetía lo que repitió en el hospital “no podes hacerme esto”. El espectador privilegiado tomó dimensión de la soledad en la que se quedaba la mandataria. Sin especulaciones respecto de si lloró de amor, de pena, de miedo, la vio llorar desgarradoramente, y según él, que la había visto muchas veces, en esa ocasión, la vio humana, como pocas veces se la vio.

Myriam Quiroga, ex secretaria y compañera de Néstor Kirchner, como ella se define,  no puede asegurar que los hechos hayan sido del modo que lo relata el empleado del aeropuerto de Calafate. Hay tantas versiones, dice, ésta puede ser una más, y aporta que por esa época había un funcionario de ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), de apellido Fonseca, a cargo. Hecho que no desmiente lo relatado por nuestro testigo puesto que él señala que se vieron sorprendidos para organizar el operativo, no que no hubiera un empleado. No encontramos para testimonio de esta nota, al tal Fonseca, probablemente no quiera hablar, porque todos temen hacerlo.

Quiroga señala que ese día no dejaron participar a la policía de la Provincia. “No era cualquier persona, era el ex presidente de los argentinos, y lo dejaron allá exiliado, pero bueno es mi sentimiento. No puedo asegurar que esta versión sea la verdadera, pero es una historia más. Yo también busco la verdad, creo que nos llevara años dar con ella”.

Alicia Panero

 

viroche

 

 

"Sus órganos no me darían tanta plata como mi negocio", intentó seducir un hombre cincuentañero a varias mujeres veinteañeras que habían asistido a un hotel céntrico de San Miguel de Tucumán para escuchar una llamativa propuesta de trabajo que incluía cuantiosos sueldos, cambios de looks y viajes por casi todo el país. La tierra de Juan Viroche, el cura que fue encontrado colgado el 6 de octubre del año pasado del campanario de su Iglesia Nuestra Señora del Valle tras denunciar insistentemente a las bandas dedicadas al narcotráfico y la trata de personas en La Florida, también es la tierra de "Quique", un aparente empresario de la construcción, alguna vez detenido en Córdoba por supuestamente integrar una red de trata e investigado por estafas en San Juan, Santiago del Estero y Entre Ríos, que sigue gozando de su libertad en el "Jardín de la República".

El hombre de 55 años, ojos negros y pelo enrulado tiene varias denuncias en su contra en la Fundación María de los Ángeles, creada por Susana Trimarco a partir del secuestro de su hija Marita Verón, desaparecida desde el 3 de abril del 2002 hace ya quince años, por una red de trata de los hemanos José y Gonzalo Gómez, condenados a 22 años de prisión.

Uno de los abogados de la ONG, Agustín Aráoz Terán, le explicó a este medio que el modus operandi de este sujeto era semejante "a primera vista a los casos investigados por el dinero exhibido y el montaje realizado". De hecho, siempre según el especialista, "la falsa oferta laboral es el principal método de captación de las redes de trata de personas".

Lo mismo sospecharon en la Fiscalía Federal n°2, a cargo de Gustavo Vidal Lascano, cuando por fin detuvieron el 24 de febrero del año pasado en un operativo conjunto con la Policía Federal (PFA) a ese tal "Quique" que había convocado esta vez bajo el alias de "Máximo" nuevamente a varias mujeres veinteañeras para "entrevistarlas" en el Hotel de la Cañada de Córdoba Capital.

Tenía 8.000 dólares en efectivo, 210.000 pesos también en billetes y cinco cheques de 150.000 pesos cada uno. Había pagado 10.000 pesos por su alojamiento en el hotel que incluía justamente el uso del salón de convenciones y el estacionamiento de su Volkswagen Vento, según publicó el periodista Juan Federico en La Voz del Interior.

Al falso "Quique" o verdadero Walter Enrique Noguera Gallardo, como figuraba en el DNI que portaba una vez detenido por la PFA en Córdoba, poco le importó haber perdido el anonimato o haber sido encerrado en el calabozo hasta que el juez federal Alejandro Sánchez Freytes, ex presidente del Consejo de la Magistratura local acusado en su momento por Abuelas de Plaza de Mayo por la lentitud en sus causas de lesa humanidad, dictara su falta de mérito express. Ahora regresó a Tucumán para relanzar ese negocio más rentable incluso que el tráfico de órganos. Ya no dice representar a Charwood sino a Empresoft. Y así se defendió ante este medio:

 

PE: - ¿Hola Quique?

NG: - Hola, ¿quién habla?

PE: - ¿Sos el que vende cabañas?

NG: - Sí.

PE: - ¿Por qué a las entrevistadas les exigís que vivan solas, que no tengan novios, que se paren para verles el cuerpo y que tengan disponibilidad para viajar a otras provincias?

NG: - Esas preguntas se las hacemos a todo el mundo...

PE: - Pero tenés varias denuncias hechas en tu contra, incluso por posible red de trata.

NG: - Me denuncian porque es gratis, pero si fueran verdad no te podría hablar desde la calle. Hace tres años tuve situaciones similares, pero tengo siete abogados en todo el país que me explicaron que si las acusaciones fueran reales ya estaría diez años en cana porque se trata de un delito no excarcelable.

PE: - ¿Por qué mentís con tu nombre si las denuncias son falsas?

NG: - Tengo mucho para perder si doy mi nombre real. Gano mucha plata con las cabañas, el transporte y las estaciones de servicio como para estar metido en una red de trata.

PE: - ¿Pero entonces por qué te haces llamar Quique, Máximo o Gustavo?

NG: - ¡Fijate lo que publicas porque tengo excelentes abogados que te van a hacer de goma!


 

Agustín Ceruse 

 

Diegocharras3

Diego De Charras. Director de Cs. de la Comunicación (Universidad de Buenos Aires). 

 

 

La doctora Mirta Varela, titular de cátedra de Historia de los Medios en la Facultad de Ciencias Sociales (UBA), viene realizando graves denuncias contra las autoridades de la carrera por manejo irregular de dinero, hostigamiento ideológico y destrucción de su lugar de trabajo.

"La UBA, entre el deterioro y la falta de autonomía", comienza la nota escrita en el diario La Nación en Mayo de 2016 por Mirta Varela, que ya viene señalando fuertemente como el ámbito universitario se transformó en un campo de disputa política que generó deterioro de la calidad académica. Había planteado al Decano Glenn Postolski que se había interferido en la autonomía universitaria y se había utilizado la Facultad para actos partidarios. En Noviembre de 2015 Ciencias Sociales, a través del Consejo Directivo, llamó insólitamente a votar por la candidatura presidencial de Daniel Scioli, confirmando así los dichos  de Varela en la falta de autonomía. En Argentina denunciar es un pasaje al infierno. Ir contra el poder, cualquiera sea su institución, puede llevar a consecuencias insospechadas. No es sólo potestad del kirchnerismo: desde el ´83 con la vuelta de la democracia no hay presos por corrupción, salvo honrosas excepciones. Los que se animaron a hablar tuvieron un destino de olvido, burla, persecución o muerte. Actualmente, Mirta Varela tiene vaciada su cátedra y no puede dar clases. Apuntó contra la dirección de la carrera pero no obtiene respuesta. Lo sabe bien: ir a los medios a contar la verdad de la UBA,  el acoso de la gestión K y el manejo discrecional de fondos tiene su precio.

"El detonante del conflicto es que la Carrera de Ciencias de la Comunicación inscribió 350 estudiantes en la Cátedra de Historia de los Medios  sin haber nombrado a los docentes para dictar clase a la mitad de los estudiantes inscriptos y sin contar con Profesor Adjunto ni Jefe de Trabajos Prácticos que cumplen funciones docentes y coordinación entre docencia e investigación en las cátedras", explica Federico Lindenboim, otro docente de Historia de los Medios. "El antecedente de este conflicto fue que en septiembre del año pasado cuatro docentes de la cátedra “solicitaron” (una de ellas sin siquiera dar un motivo, las otras con excusas y sin mediar siquiera una reunión) la “reasignación de funciones” al Director de la Carrera de Ciencias de la Comunicación y éste decidió esa reasignación, sin ningún pedido de explicaciones, mediación o diálogo con la Titular y el resto de los integrantes de la cátedra. La consecuencia de esta decisión es que prácticamente vació de docentes la cátedra de un día para el otro". Según Federico, la gestión alentó romper de forma conflictiva con la cátedra prometiendo mejores puestos a los que se iban. El motivo era sencillo:  "Varela ya había denunciado muchas irregularidades en la Facultad (primero por vía institucional, luego públicamente, inclusive en los medios) y había publicado notas críticas de la política cultural y de medios del kirchnerismo".

 

docuba1

 

docuba2

 

 

La situación es aún más seria, ya que el éxodo "intencional" de Historia de los Medios dejó cargos fantasmas: hay docentes que figuran activos en la cátedra y siguen cobrando sin ir a dar clases.  Son los casos de Ana Lía Rey, Mariano Mestman, Laura Vazquez, Cora Gamarnik, Ana Broitman, Máximo Eseverri, Paola Margulis y Silvia Mendez. ¿Dónde se reasignaron?. No está claro, según las fuentes consultadas, hacia dónde fueron.

El reclamo que se transparente la estructura de cargos hace oídos sordos en los "capos" de Ciencias Sociales de la UBA. Se han creado "Áreas de investigación" sin el más mínimo consenso ni designación por concurso para los cargos, y se nombró personal "a dedo" para estas supuestas  áreas de estudio  (http://comunicacion.sociales.uba.ar/?page_id=2868).

Por su parte, el Director de la Carrera de Cs. de la Comunicación Diego De Charras, previo incluso a que salga esta nota, respondió a un tuit escrito por quién suscribe, sobre hostigamiento en la UBA: “Sebastián no hay ninguna persecución. Docentes dejaron su cátedra y se designaron otros en reemplazo".

 

diegocharras4

Militante. El Director de Comunicación y su fuerte apoyo en las redes a los dirigentes K.

 

 

El descargo realizado en el Facebook del Director sugiere que hubo problemas de índole "personal" con la titular que obligaron a los profesores a dejar la materia Historia de los Medios y reasignarlos (https://www.facebook.com/diego.decharras/posts/1326947374056487). Este post que tuvo su origen en una cuenta personal de De Charras fue enviado a las listas institucionales de la facultad provocando un "escrache virtual" contra Varela, por parte de profesores amigos del Director.

De Charras no explica la pulverización de la autonomía de la UBA con el apoyo explícito a Scioli ni las demás acusaciones de utilizar el ámbito académico como escenario de batalla político - partidaria o el manejo de "cajas negras" disfrazadas de áreas de estudio.

Mientras tanto, los daños de esta conducción universitaria, que parece ser una copia de las prácticas políticas de los últimos años,  afectan directamente a la calidad institucional y académica en una Universidad que supo ubicarse entre las más prestigiosas del mundo y hoy sufre los estragos de la "década ganada".

 

Sebastián Turtora

@sebiturtora

patadelana

 

“A partir de este momento no entra ni sale nadie”. Así se presentaron los sabuesos de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense (AI) en la Jefatura Departamental La Plata. Un buchón había denunciado que el primer día de cada mes llegaba la plata de la recaudación ilegal por brindar seguridad a los comerciantes de la ciudad que ya pagaban sus impuestos para tener ese servicio. De inmediato preguntaron por su titular, Darío Camerini. Mientras la recepcionista afirmaba que ya no estaba, el comisario intentó esfumarse, pero un hombre de la AGAI, que fumaba habano en el portón, lo reconoció de un operativo anterior. En paralelo, otros detectives encontraron y decomisaron 36 sobres con $ 153.700 en un despacho clave.

Por eso, Guillermo Berra primero interrogó a Camerini y luego al superintendente de Seguridad Región Capital, Fernando Grasso. El dilema del prisionero no funcionó. El careo entre ambos, tampoco. Ninguno dijo nada. El auditor general se sorprendió de que los comisarios no se sorprendieran de la existencia de esa plata denunciada por un oficial de la propia dependencia. Caía la tarde del viernes 1 de abril del 2016, hace ya un año, cuando en la Gobernación de María Eugenia Vidal empezaron a dudar del jefe de la Policía Bonaerense: ¿Pablo Bressi estaba al tanto del supuesto sistema de coimas que subía hasta al menos el número tres y cuatro de su fuerza?.

El fiscal de la UFI n°3, Marcelo Martini, avisó a este medio que en los próximos días elevará la causa a juicio contra los imputados por “asociación ilícita”: Camerini, Rodolfo Carballo (subcomisario), Ariel Huck (jefe de Operaciones), Walter Skramowskyj (secretario); Sebastián Velázquez (titular de la comisaría segunda); Sebastián Cuenca (tercera); Juan Retamozo (cuarta), Julio Sáenz (sexta) Raúl Frare (duodécima) y Federico Jurado (decimosexta). Todos, menos Retamozo, fueron detenidos entre septiembre y noviembre del año pasado. Todos, menos Jurado, fueron excarcelados el 24 de enero de este año por un fallo de la Sala V de Casación Penal. Cinco días antes, el subcomisario de la Comisaría n°16 Villa Ponsati había sido encontrado muerto en su celda de la Unidad Penal n°9 La Plata.


Levantó su mano derecha hasta la altura de su hombro, puso la palma hacia el frente, los tres dedos centrales hacia el cielo, el pulgar sobre el meñique y juró: “Yo, Federico Maximiliano Jurado, por mi honor, prometo hacer cuanto de mí dependa para cumplir mis deberes para con Dios, la Patria, con los demás y conmigo mismo, ayudar al prójimo y vivir la Ley Scout”. El hombre, de por entonces 35 años, también se prometió en ese instante de felicidad del 2010 abandonar “la fuerza”. La Policía Bonaerense. De a poco. Para que no le faltara nada a su esposa y dos hijos. Quería escapar.

Dos años más tarde, por fin, inauguró un local de venta de artículos para la caza y la pesca. Duró sólo dos años. Encima, los turnos interminables arriba del patrullero lo obligaron a alejarse cada vez más de la Comunidad Guía Scout Sagrado Corazón de Jesús, de City Bell, donde fue jefe de grupo de chicos. Así, en vez de colaborar con el movimiento, creado por Robert Baden-Powell para combatir la delincuencia en la Gran Bretaña de 1907 a través del desarrollo espiritual de los jóvenes, debió soportar las leyes no escritas de la fuerza: la portación de cara, el gatillo fácil y la recaudación ilegal. Hacer la “vista gorda” no alcanzaba: sus jefes se lo pasaban de una dependencia a la otra por su resistencia al sistema.


El subcomisario de Berisso fue trasladado el 1 de marzo del 2016 a Villa Ponsati. Cada vez más lejos del centro platense. “Carpincho Cordial”, como lo bautizaron en los Scout, pintó una de las paredes de su nuevo despacho de violeta, el color del movimiento, y colgó un retrato de Baden-Powell junto al del General José de San Martín, ambos bajo la protección del crucifijo. A sólo un mes de haberse hecho cargo de la Comisaría n°16 cayó en desgracia porque su apellido figuraba en uno de los sobres del denunciado el 29 de febrero sistema de recaudación ilegal desarticulado luego por Asuntos Internos. El 23 de noviembre fue alojado en la Comisaría nº5 El Pato. “Ese día empezó a morirse por dentro”, lloró ante este medio su viuda Natalia Cabrera. El 6 de enero ingresó a la Unidad Penal nº9 La Plata. “La crónica de una muerte anunciada”, insistió. Allí, sólo trece días después, apareció muerto.



Calle 76, entre 9 y 11, 7 de la mañana del 19 de enero del 2017, Unidad Penal nº9 La Plata. El subcomisario nunca se levantó esa mañana de la cucheta superior. Estaba acostado, boca abajo, con la cabeza azulada. No respiraba. Desde el Servicio Penitenciario primero afirmaron que lo encontraron los guardia cárceles, pero luego, que fue su compañero de celda, un ex agente preso por homicidio. La familia, en cambio, aseguró que fue un amigo del pabellón, condenado por gatillo fácil. Era jueves de visita. Su esposa, hijos, madre, hermana y cuñado se alistaban para verlo cuando Natalia escuchó por celular las dos palabras de la asistente social: “paro cardiaco”.

Mientras los peritos forenses de la Asesoría Pericial del Departamento Judicial La Plata revisaban el cuerpo, el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, se apuró a decir públicamente que no había “nada irregular” en la muerte de Jurado. El fiscal Martini reforzó la versión oficial al hablar de “muerte natural” por la diabetes grados dos que sobrellevaba. La autopsia, concluida luego, sugirió otro final: “Síndrome asfíctico y un edema agudo de pulmón hemorrágico asociado a una hemorragia digestiva alta y páncreas hemorrágico”. Tenía hematomas en la región frontotemporal izquierda y en el tercio externo del párpado superior del ojo izquierdo. En el cuello, además, tres improntas en la piel de forma semilunar localizadas a nivel subangulomandibular izquierdo.

El abogado de la familia, Daniel Mazzocchini, recreó para este medio lo que dice haber sido una escena del crimen: “Lo golpearon para dejarlo indefenso y lo asfixiaron con la almohada”. La viuda, además, agregó detalles que no fueron tenidos en cuenta: “Federico dormía boca arriba porque tenía miedo de que le pasara algo, pero lo encontraron boca abajo. Su celda, que estaba abierta como beneficio por ser un pabellón de ex hombres de la fuerza, era la más cercana al ingreso del módulo. Ahora me doy cuenta de que ese privilegio fue parte de la crónica de una muerte anunciada”. El fiscal archivó la causa luego de que la autopsia complementaria asociara el fatal desenlace de Jurado a sus problemas cardíacos que su familia rechaza, pero su superior, el fiscal general de La Plata, Héctor Vogliolo, solicitó seguir investigando la aún dudosa muerte de uno de los imputados por “asociación ilícita” en el corazón de la Policía Bonaerense.


La viuda no tuvo dudas en la inocencia de quién conoció en la adolescencias: “Es obvio que las cámaras grabaron el ingreso de Federico a la Departamental porque es parte de su trabajo como cuando yo entro a la escuela donde enseño”. E insistió: “La letra del sobre de la comisaría es suya porque se usan para diligencias”. Por eso, su abogado acusó al fiscal de ordenar las detenciones sin pruebas directas. Martini reconoció ante este medio que hizo un uso al menos flexible, por no decir ilegítima, del recurso de la prisión preventiva: “Los internos estaban cerca de quebrarse, arrepentirse y contar lo que sabían”. Camerini, luego de que la Sala V de Casación Penal ordenara excarcelar a todos, rompió el silencio en El Día, pero no para contar lo que sabe sino para amenazar veladamente al fiscal: “El fiscal me pidió un favor en una causa penal que involucraba a su hijo, pero esa vez tuve que ponerle un freno. El sabe muy bien por qué”.


La Auditoría General de Asuntos Internos (AI) decidió meterse en el barro: investigó cada 24 horas a 22 agentes de la Policía Bonaerense. Es que, entre el 10 de diciembre del 2015 y el 15 de marzo del 2017, Berra ordenó abrir 10.291 sumarios contra hombres de la fuerza, apartar a 4.095, suspender a 1.059, aprehender a 338 e investigar por enriquecimiento ilícito a 873 hombres de la fuerza. En ese contexto, la AI envió al fiscal las declaraciones juradas de los imputados -y sus familiares- por los 36 sobres con $ 153.700. De hecho, Martini consideró posible ante este medio sumar una causa contra los integrantes de la “asociación ilícita” por sus situaciones patrimoniales: algunos declararon tener cero pesos, pero otros, en cambio, hasta caballos de carrera.

En la Gobernación de María Eugenia Vidal, quién una vez electa había prometido “controlar a la Policía Bonaerense para que rindiera cuentas de lo que hace”, sospecharon que los imputados recaudaban $ 600.000 por mes. Así lo explicaron ante este medio: “Un cuarto, que fue lo decomisado, subía, pero el resto se repartía hacia los costados”. Por eso, seguían dudando del jefe de la fuerza, que, como si fuera poco, luego fue acusado por la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, por supuestamente encubrir a bandas narco que respondían a Miguel Ángel “Mameluco” Villalba. Pocos saben que, citado a declarar para el 6 de marzo ante Asuntos Internos, el superintendente de Seguridad Región Capital, Fernando Grasso, rompió luego de un año el pacto de silencio: “Camerini estuvo en la Jefatura de Policía la mañana en que encontraron los sobres”.

 

 

Agustín M. Ceruse

 

Oscar Romero

 

Desde Junín, nos llegó su historia. El Diputado Nacional Oscar Romero, peronista y arrepentido kirchnerista, parece ser un paradigma perfecto del mundo sindical y político. De mecánico - abogado a millonario. Acomodó a sus familiares directos y amigos en el Estado. Se acercó a Diego Bossio e intentó olvidar su pasado aplaudiendo a CFK. Hoy se transformó en el presidente del bloque de diputados del Partido Justicialista. La insólita incompatibilidad de funciones públicas de su esposa. Sueldos para todos y todas.

El portal Semanario de Junín lo pone por estas horas en primera plana. Es que su hijo "prodigio", el juninense Oscar Romero, peronista de pura cepa y representante de esa ciudad en el Congreso, tuvo un "ascenso social" bien Nac & Pop.

Nació en 1967 en la Provincia de Buenos Aires. Comenzó como asesor letrado de un gremio. Desde octubre de 2005, tiene un ingreso mensual de $48.330 por parte del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor de la República Argentina (SMATA).   El 1 de diciembre de 2013 comenzó su trabajo en la Cámara de Diputados de la Nación: gana $113.540 por mes. Además, desde el 1 de junio de 2015, figura como empleado de una firma de mantenimiento y reparación de mecánica integral de Sáenz Peña. De allí recibe $19.280.

Nombró a su esposa con un cargo (se desconoce sus funciones concretas) en la Seccional Junín de SMATA, desde septiembre de 2008, donde Fabiana Maricel Zubeldía cobra $38.670.  Romero también la llevó a su mujer a la Cámara de Diputados como asesora, en abril de 2014, y Zubeldía embolsa otros $52.960. Más aún: entre noviembre de 2015 y enero de 2016 trabajó en el Senado de la Nación, donde percibió más de $50.000 de haberes. Acá violó la norma de incompatibilidad de empleo público, que impide la multiplicidad de cargos en el Estado.  

Además, Zubeldía tiene participación en la sociedad Zubeldía Hnos. y Simeón S.C., del rubro tapicería.

 

diputadoromero

 

Cuando en julio de 2015 el hijo mayor de Romero cumplió 18 años, lo acomodó  con un trabajo. Tomás Facundo es asesor de la Cámara de Diputados con un salario mensual de $43.660. Los otros dos hijos del legislador son menores de edad.

Amigos son los amigos. Tuvo un gesto con su carnicero de confianza. Alberto Ramón Fiori fue elegido mano derecha y quedó a cargo de SMATA Junín, en septiembre de 2008, con un haber de  $56.830. Pero además, el dirigente local fue nombrado en la  "amplia" Cámara de Diputados en abril del 2014, de donde se lleva otros $27.130 por mes.

Según indica el portal Semanario de Junín, el Diputado Romero, pese a que acumula en sus cuentas  bancarias 1.000.000 $, le paga a sus empleados domésticos 5.700 $. En 2014 les pagaba menos: 2500 $.

Fue kirchnerista de primera hora pero reniega de ese pasado. No le fue mal. Ahora busca refugio para estar en las PASO con el PJ tradicional - Florencio Randazzo-, el ex-Min. de Transporte. Se reinventa, como muchos políticos. Mientras tanto, engrosa sus bolsillos. Sean eternos los laureles y los dirigentes que supimos conseguir.

 

 

 

 

FUENTE: http://www.semanariodejunin.com.ar/single-post/2017/04/11/Oscar-Romero-gr%C3%BAa-pol%C3%ADtica-y-econ%C3%B3mica-para-amigos-y-familia

 

Sebastián Turtora

 

 

Página 8 de 41

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter