triaca jorge

 

 

"No vengas porque te voy a mandar a la concha de tu madre. Sos una pelotuda". El mensaje de voz enviado por WhatsApp es uno más de los millones en que descargamos nuestras broncas, insatisfacciones, frustraciones, deseos, iras, amores y odios hacia una persona. Lo noticiable del audio es que el emisor sea el Ministro de Trabajo, Jorge Triaca, a su empleada doméstica. El colmo es que, Sandra, -la empleada en cuestión-, denuncie que fue despedida luego de trabajar en negro en la casa del Ministro. Último acto: El ministro pide disculpas por su exabrupto ninguneando a la mujer víctima de sus insultos. 

Si los audios de Cristina Fernández de Kirchner a su "servicial" secretario, Oscar Parrilli, impactaban por el vocablo "pelotudo" y el desprecio que emanaba de sus palabras, lo de Triaca no se queda atrás. ¿Significa que son lo mismo? En absoluto. Si el kirchnerismo fue una asociación ilícita organizada para delinquir, con sectores del gobierno que actuaban como una verdadera mafia, en Cambiemos aflora una clase dirigente que proyecta organizar y estabilizar al país, sacarlo de la mediocridad aunque con ciertas conductas que chocan contra su razón de ser: El cambio. 

La soberbia del poder es un factor que socaba la construcción de un proyecto político. Solo cinco años atrás, Cristina gritaba "vamos por todo" y sus jovenes "idealistas" se llenaban la boca hablando del pueblo, de transformación social, de nacionales y populares mientras viajaban en primera clase, se auto-aumentaban sus jugosos sueldos, elegían las más bellas secretarias, acomodaban a sus parientes y silenciaban periodistas que se animaban a preguntarles por sus pecheras. Hoy los nuevos ricos de la política argentina inflan el pecho ante la impresionante victoria de octubre pasado como si tuviesen la vaca atada. No solo hay que ser sino también parecer. 

Lo de Triaca no es menor. Es el ministro de Trabajo de la Nación. El ciudadano de a pie, harto de la corrupción y de los patoteros del poder, se entusiasma ante la caída de los que se creían dueños de la verdad y saquearon al país. Los intocables capos sindicales, los empresarios que se quedaban con los medios de comunicación, los que negociaron verdad injusticia por sus beneficios personales y petróleo, los camaristas que obedecían los designios de la Señora y los que encubrieron el asesinato del fiscal Alberto Nisman. Esas fotografías que conforman una película en la que somos protagonistas de un cambio cultural que puede implicar el fin de la impunidad, no debería esconder esas otras luces de advertencia que están apareciendo con mayor asiduidad en los últimos tiempos. 

Un ministro que nos pide que ahorremos energía pero que mantiene vínculos inexplicables con sus viejos amigos del sector privado. Un gabinete de ministros que no paga las multas de tránsito. Un ministro de Hacienda que invierte fuera del país. Un ministro de Medios Públicos que racionaliza luego de dos años de permitir el ingreso de asesores, amigos y nuevos alcahuetes del poder con sueldos nada despreciables. ¿Concurso público? Bien gracias.  

El kirchnerismo dividió a la sociedad. Le metió en la cabeza a un sector que ellos eran los buenos mientras que el resto éramos malos, antipatria, gorilas, traidores, imperialistas y que la Constitución y la República eran nimiedades. La soberbia, el totalitarismo, el nepotismo y la corrupción de la "década ganada" fueron los motivos por los que perdieron elección tras elección. El 54% se evaporó en medio de tragedias, fanatismo y la creencia en sus propios engaños. Teníamos menos pobres que Alemania, la inseguridad era sólo una sensación y el desempleo había desaparecido. Se crearon su historia, inventaron un relato, subieron a la tribuna de los aplaudidores a los artistas, deportistas y organismos de derechos humanos, tercerizaron la represión social, bardearon a los abuelitos, se rieron de los que viajaban al exterior mientras compraron los celulares del futuro en un shopping norteamericano y silenciaban periodistas críticos. Pertenecer tuvo sus privilegios. 

Sería imperdonable que el gobierno del cambio repitiese la historia. Ni en los hechos ni en las formas. Ser y parecer. 

 

Por Luis Gasulla

@luisgasulla  

 

 

jubilado suicidado 735x400

 

 

Que es un genocidio y Macri está exterminando a los ancianos, pobres, mujeres y niños. Que el jubilado no tenía para comer. Que quiso dejar un mensaje al ANSES. Que si la derecha reaccionaria utilizó el “sucidio”… “suicidio” de Nisman, nosotros haremos lo mismo con Rodolfo Oscar Estivill. Que en el ANSES, desde hace un año y medio, los jubilados esperan interminables horas para hacer atendidos. Que la reparación histórica es un invento de Clarín. Que Periodismo y Punto y Liberman en Línea le agregaron un cero al recibo del abuelo suicidado. Que la familia de Estivill está asustada y no quiere contar la verdadera historia. Que están protegiendo al ANSES porque “algo les pusieron”. Que soy un operador macrista. Que los que están del otro lado son trolls de Marcos Peña. Que antes de volarse los sesos, el jubilado marplatense, ofreció un emocionante discurso criticando duramente la situación actual de la tercera edad. Que las imágenes fueron recortadas y por lo tanto no se puede observar el citado discurso y que se editó para que los allí presentes estuviesen mirando para otro lado en vez del ocasional orador. Que Macri es la dictadura. Que nos va a matar a todos. Que utilizaremos políticamente lo sucedido porque los medios contaminan a la gente. Que la gente es estúpida. Que la gente está obnubilada por la derecha. Que los que no piensan como nosotros son reaccionarios, fascistas, gorilas, vendepatria o la peor encarnación del mal.

Anoche, mientras las propias sobrinas de Rodolfo Oscar Estivill pedían piedad a la oposición política y al público en general, en algunos canales de televisión, acomodaban el discurso sobre la marcha. De pegarle al gobierno, cuestionaban a la familia del jubilado suicidado por salir a hablar “tan rápidamente”. Abogados defensores de jubilados vinculaban el triste final del hombre de 91 años con los gobiernos de derecha latinoamericanos. Gabriel Mariotto kirchnerista, ex vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, cercano al Papa Francisco escribía que “el 2001 ya llegó” tuiteando la foto con el cadáver de Estivill sobre la escalinata del ANSES de Mar del Plata. La nueva política, nueva política, encarnada por la camporista Mayra Mendoza inventó que el jubilado gritó que “Uno no merece vivir así”, desinformó que la plata no le alcanzaba y que la ayudaban las hijas. No fue capaz de chequear un dato. Estivill solo tenía dos sobrinas. No hijas. 852 ciegos retuitearon la mentira.

 

 

 

Ajuste, represión y sufrimiento. El 2001 ya llegó.

El abuelo q se disparó dijo "UNO NO SE MERECE VIVIR ASÍ" 91años. La jubilación no le alcanza. Lo ayudan sus hijas. El Estado es responsable!

 
 
 

Como Joseph Goebbels, ideólogo nazi, decía que “miente, miente que algo quedará”. Los fanáticos lloraron la muerte de un jubilado mientras festejaban internamente el supuesto beneficio político. No esperaron un segundo. Salieron a grabar videos, publicar notas en portales de medio pelo y algunos de gran circulación, inundaron programas televisivos, tuitearon hasta el cansancio supuestas frases de despedida de Estivill, escracharon al titular del ANSES –el tiempo dirá si es buen o mal funcionario- y avizoraron el comienzo del fin de un gobierno “ilegítimo”.  La izquierda argentina se la devoró el kirchnerismo. Algunos dirigentes del Frente Renovador echaron más leña al fuego y politizaron el deceso. Del otro lado, algún perdido dirigente de la juventud del PRO habló de la herencia K. Nadie fue a los papeles. Todos creyeron que había pasado lo que anhelaban que hubiera pasado. Las sobrinas del fallecido jubilado los hundió como al Titanic. Lejos de pedir perdón, los canallas redoblaron la apuesta. Fueron contra los mensajeros. La familia o el periodismo libre que fue a las fuentes y a los registros de la AFIP. Estivill tenía una digna jubilación. Lejos estaba de pasar hambre. Su angustia pasaba por otro lado. Hay una vida más allá de la política.

Los tuiteadores seriales que se horrorizaron ante la muerte de un inocente aún no le dedicaron un solo carácter a los asesinados en Venezuela. Es que, para ellos, en las tierras venezolanas, las únicas víctimas son los gobernantes y los caídos… “algo habrán hecho”. La inconsistencia moral del fanático ya no tiene límites.

 

 

Por Luis Gasulla

@luisgasulla

 

 

Perdimos todos, eso ya lo sabemos, fueron doce años de despilfarro energético, sin inversiones y sin pedido de cuentas a las empresas que monopolizan servicios básicos para la vida como el agua, la electricidad y el gas. Todos somos conscientes del atraso tarifario, de la necesidad de ir actualizándolo y que demagógicamente no se hizo en la década ganada, ganada para ellos, los que se fueron. Nos encontramos hoy enfrascados en una lucha que ahonda la grieta, por algo tan insignificante, que era inimaginable. El hermoso festejo del Bicentenario solo cerró divisiones por uno o dos días. Algo tan nimio como el consumo de gas, ha sumado nuevas grietas, a la ya existente, entre los propios votantes de Mauricio Macri que agitan las redes sociales. La culpa que se intenta generar al que piensa que planificar la escala de aumentos correctamente y explicar la estructura de costos hubiese sido lo ideal, es hasta desde el mismo gobierno, agresiva y generadora de esa nueva grieta. La falta de preparación y previsión de las consecuencias del tarifazo de la gestión Macri preocupan.

Muchos de los que votamos un cambio, hemos pensado en la responsabilidad, una responsabilidad que no estaríamos encontrando en algunas medidas del gobierno, y en sus fanáticos seguidores. Esos que no admiten ni la más mínima crítica, porque no saben de crítica constructiva y de cómo eso, abona la libertad.

La calle, que debería ser el termómetro del gobierno, es más consciente, no son millonarios con calderas y piletas climatizadas los que se quejan por las subas salvajes. En algunos casos, son los que pagan el costo de la década perdida, la clase media, para quiénes no se ha tomado ni una sola medida que los beneficie. Si vamos a los salarios, los últimos aumentos, y aun escalonados, han vuelto a poner a los que ganan por encima de treinta mil pesos, en la sangría del impuesto a las ganancias, promesa de campaña que “no se pudo cumplir” por el estado del Estado. Aunque si se liberó a las mineras de esa retención, para incentivar la inversión que no ocurrió. Respecto de la energía, tres de las mineras más grandes que operan en el país, consumen solas, la producción de Atucha.

 

macri3

 

Respecto del fracking, no es la solución a la falta de energía, ni ayuda al medio ambiente, todo lo contrario, a pesar del anuncio de Marcos Peña. El frackingo fractura hidráulica es una forma de obtener hidrocarburos, gas y petróleo, cuando están embebidos en formaciones de esquisto o de pizarra. Para ello es necesario inyectar enormes cantidades de agua con unas 200 sustancias de diverso tipo, muchas de ellas tóxicas. Esta técnica conlleva la realización de perforación horizontal y, a menudo, de pequeñas explosiones a lo largo de la perforación. No podremos explotar vaca muerta sin inversiones, y no hay inversiones porque no tenemos energía.

Volviendo a las tarifas de gas, los usuarios, cautivos de empresas que brindan el servicio sin que podamos optar, abusan de su condición sin explicar en qué se invierte el dinero que pagamos. Tampoco el gobierno lo ha exigido hasta ahora, ya que los aumentos regirán retroactivos al 1 de abril, según lo enunciado por el Ministro Aranguren, y la audiencia pública será en Octubre.

La ley obliga a la convocatoria de audiencias públicas, y aunque no son vinculantes, sirven para saber y auditar que hacen las empresas con nuestro dinero. Las asociaciones de consumidores las reclaman, y son ellos los que defienden nuestros intereses. Lógico hubiese sido que esta audiencia, sea antes de los aumentos, ¿o será que luego de ella habrá otros? Nadie lo aclara.

Las facturas, en este caso que ha generado una galleta de la que al gobierno le resultara difícil salir indemne, tienen varios componentes. Se deben evaluar, zonas, metros cubiertos de las casas, el precio de ese metro cubierto según la ubicación, categorías por consumo, impuestos municipales y provinciales que vienen atados a las facturas y que abultan sustancialmente los importes. Muchos intendentes se financian con los impuestos que se cobran en los servicios.

Nada de esto ha sido evaluado. La única medida al respecto fue la del Intendente de Córdoba, Ramón Mestre, que eliminó de la factura de gas de los cordobeses de Capital el impuesto que percibía el municipio en la factura a cuenta de futuras obras de redes de gas. Para paliar la suba.

Tampoco explicaron en 12 años las empresas, y ahora tampoco, qué pagamos en cada factura en concepto de producción o importación, regasificación o transporte y distribución a la red, esto es lo que llega a cada hogar. Seguimos pagando a ciegas. Y los hacemos a empresas que han recibido subsidios millonarios durante los últimos años, sin exponer a dónde fue a parar ese dinero, que como los del revoleo, el de las supuestas bóvedas, el de la rosadita, también es nuestro. Y ha sido robado también, de manera más sofisticada y con un viso legal.

Respecto de las zonas urbanas, urbano marginales, rurales con conexiones a la red de gas, tampoco se ha evaluado nada. Vivir en una zona urbana - marginal no es lo mismo que vivir en una zona residencial de ciudad, ni en una zona cuasi rural, donde la opción de la leña para una sola estufa tiene un costo de tres mil pesos la tonelada, y dura poco más de un mes. A no ser, que desde la falta de conocimiento piensen que la gente anda con una moto sierra en la mano talando cuanta especie tiene cerca de su casa. Tomarse la molestia de hacer un análisis profundo, sería lo que un gobierno en manos de profesionales, debió hacer.

Los ejemplos en la calle cunden, gente con una cocina, un calefactor y un calefón, recibieron facturas en Córdoba que pasaron de ochocientos pesos a siente mil. Porque en esta provincia, jamás nadie pago ni veinte pesos, ni cien ni siquiera doscientos, pero el aumento se aplico igual que al ciudadano de Puerto Madero, que si andaba en “ patas y mangas cortas” y pagaba veinte pesos. Y no es esta una lucha de resentimientos ni de unitarios y federales, es una realidad a señalar. Seguimos sin recibir explicaciones, ni que nos rindan cuenta, el discurso de la culpa del gobierno anterior vale, pero la improvisación y la falta de análisis no tienen justificativo. Quejarse o pretender una evaluación justa, hoy nos convierte en golpistas, en terroristas que queremos desestabilizar un nuevo gobierno que sale a decir a través de sus ministros: “también está aprendiendo”.

Algo no está bien cuando en un país donde el 60 % de la gente gana menos de diez mil pesos, una porción de esa masa recibe facturas que se acercan bastante a ese ingreso. Y sólo de un servicio, no se suma electricidad, agua, teléfonos, y los sistemáticos aumentos de los productos de la canasta básica. El que juzga al que demanda explicaciones debe analizar todas estas cuestiones, sabemos que no tenemos gas, pero ante esa coyuntura deben aparecer las soluciones coherentes.

No parece que lo sea el tope de 400 por ciento para todos, vivan donde vivan y consuman lo que consuman, esto generara nuevos problemas, sin dudas. Porque los que ayer culpaban al que tiene celular de no poder quejarse de una suma imposible de pagar de gas, hoy se quejan de que pagarán los mismo que Malena Massa, aunque ella hubiese andado en “ patas y mangas cortas” los dos meses mas fríos de los últimos sesenta años.

Las cautelares siguen vigentes y la Corte Suprema pidió que se aporten datos sobre cómo fueron los inexplicables cálculos de los montos del tarifazo.

Pretender prolijidad, no conformarse con “son mejores que los anteriores” aunque hagan algunas cosas mal, a muchos argentinos no nos conforma, por el contrario, nos sentimos condenados a la mediocridad.

 

insensible

Que no tiene sentimientos: es insensible al sufrimiento humano.

 

Alicia Panero

 

 

 

Tras la muerte de uno de los últimos íconos del Siglo XX y el final de una era de grandes referentes mundiales, emergen las críticas – o elogios – de una figura controversial que, sin dudas, ha marcado fuertemente el pensamiento en las generaciones de los ´60 y ´70. Acaso, la época en que se remonta el último gran cuestionamiento no sólo al capitalismo como modelo económico, sino a los valores anclados en él.

No tengo por qué dudar de la denuncia de restricción a la libertad de expresión que pesa sobre la isla y los testimonios de una gran cantidad de exiliados cubanos que aseguran que existen violaciones a los Derechos Humanos.  Y sería fácil responder que, la forma que fue tomando la revolución ante la tremenda agresión del bloque capitalista ha generado estragos y resultados negativos. Tampoco se puede saber qué hubiese sido de Cuba sin el implacable bloqueo comercial impuesto por Estados Unidos, dato que algunos olvidan. Han sido empujados a un destino incierto y, claro, para el modelo imperante, la revolución del movimiento liderado por Castro y el Che Guevara en 1959 fue un fracaso económico y político. Como el fracaso – y colapso – de la URSS con regímenes sanguinarios. Es posible que no fracasen las ideas, sino quienes las interpretan y ejecutan. Los que repiten mecánicamente que ciertos modelos ideológicos “no funcionan” como el socialismo y comunismo, tendrán como argumento la experiencia pasada. La pregunta sería si la búsqueda de una sociedad más justa e igualitaria es algo “pasado de moda” y “que no funciona”, así estaríamos en un problema desde dónde parte el planteo. Los postulados de los líderes políticos de los ´60 hablaron de un capitalismo cada vez más feroz y desigual, entre ellos Fidel Castro.

 

fidel2

 

 

Aún así, lo que me preocupa es lo que está del “otro lado”,  los que señalan, los que hablan de países libres y de oportunidades. Con más concentración económica, más crisis humanitarias con refugiados, más terrorismo global y más desigualdad. Más riqueza en pocas manos. Básico, sí. Pero el mundo que han vaticinado los líderes utópicos sesetintas y setentistas  estaba más o menos en lo cierto. O no: el capitalismo sigue funcionado con “contradicciones” que no implican su inviabilidad.

Es curioso que los que rescatan lo valores norteamericanos para atacar la realidad cubana no hablen de Guantánamo – un Auschwitz a cielo abierto - , de la brutal discriminación que existe en la justicia de EEUU, del odio racial de las fuerzas de seguridad, del estallido de las hipotecas subprime, del sistema restrictivo de salud o de los ejecutados a pena de muerte que son inocentes o que esperan durante años bajo torturas en el “death row”, el corredor de la muerte. Será que es preferible olvidar aquella parte oscura del sueño americano.

Según cuenta  la “leyenda” - imposible comprobar su veracidad - Fidel Castro soportó más de 600 intentos de asesinato por parte de la CIA o de sus enemigos. Sólo una persona pudo con él. El resto lo analizará el tiempo y la historia.

 

 

Sebastián Turtora

@sebiturtora

 

 

 

La apertura del ciclo "Científicos Industria Argentina" conducido por el matemático Adrián Paenza en la TV Pública generó una fuerte polémica. El científico apuntó contra la gestión de Macri desde el canal del Estado. Algo que se extrañaba en Argentina: críticas al gobierno de turno desde los medios públicos. Bien. Sin embargo, la rápida respuesta del Titular del Sistema Federal de Medios Públicos Hernán Lombardí dejó en segundo plano lo que dijo en su introducción del ciclo: elogió las políticas de radares, de semillas, de salud y satelitales. ¿Funcionaron?. Los claros y oscuros de los logros científicos del kirchnerismo deben tener una revisión.

 

- Política de radares.

El operativo Escudo Norte impulsado en el Gobierno de Cristina Kirchner en 2011, según especialistas, tuvo serias vulnerabilidades. El sistema de vigilancia en las fronteras fue permeable en los últimos años y favoreció un gran crecimiento del narcotráfico. Los radares, además, no funcionaron las 24 hs y la colaboración judicial y de información con los países limítrofes es inexistente. ¿A qué se refería el periodista científico en relación a este logro?.

- Semillas

¿Cuáles son las políticas que buscaron la "soberanía con respecto a las semillas", como sostiene Paenza en su ciclo 2016?. El Gobierno K contribuyó a los negocios de Monsanto que afectó perjudicialmente, en muchos casos, la agricultura y la salud de las comunidades agrícolas, a causa de la utilización del herbicida glifosato para el cultivo de soja. Incluso, el actual Ministro de Ciencia y Tecnología Lino Barañao, sobreviviente de la gestión anterior, pareció defender a Monsanto negando estudios que prueban la toxicidad del glifosato. ¿No tiene nada para decir Paenza sobre la cercanía de CFK con Monsanto en sus discursos?. En una emisión de 2013 de "Científicos Industria Argentina" se abordó el impacto que producen los herbicidas con estos componentes y el uso de transgénicos y agrotóxicos.

- Salud: vacunas

Es cierto que el calendario de vacunación se extendió con la gestión de Cristina. Sin embargo, la política de control de importaciones impuesta por el kirchnerismo hizo escasear gran cantidad de vacunas en centros hospitalarios de Argentina. Y, sin duda, la situación edilicia, de recursos y de seguridad de hospitales públicos fue deficiente y no mejoró en los últimos años. Eso también afecta a la ciencia.

- Satélites

El ARSAT 1 y 2. Un logro interesante. Aunque la utilización de la capacidad del ARSAT 1 fue muy baja con millonarias inversiones que hoy están siendo revisadas. Este camino hay que seguirlo como política de Estado.

Adrián Paenza es un gran divulgador científico, tal vez de los mejores. Pero demostró estar cegado y sin autocrítica de lo que ha sucedido en la década ´ganada´. La ciencia es buscar, descubrir, arriesgar y por sobre todo, rebatir ideas para avanzar y mejorar la comprensión. Es hora de que el hombre de las matemáticas comience a rebatir y tal vez encuentre que no todo fue como él lo soñó.

 

Sebastián Turtora

@sebiturtora

 

 

 

 

 

 

Página 1 de 6

Bco Provincia 300x250

 

Nosotros

Periodismo y Punto es un sitio de noticias y de investigación periodística. Orientado a noticias de todo el país, denuncias de fuerte contenido social y político. Con la idea de relatar las noticias que los grandes medios descartan y profundizar las que nuestros colegas, investigan. La información, estará acompañada de audios, fotos y fotos a lo que se sumarán excelentes columnistas. 

Una generación de nuevos periodistas. Sin tapujos. Sin acuerdos. Con un único compromiso: Vos

Recientes Twitter